Seronda Trail Series 2016 (segunda parte): Sobrescobio-Redes

Ya se nos habían quitado las agujetas y, al día siguiente del trail de Sajambre, ya estábamos pensando cómo mejorar de cara al trail de Sobrescobio-Redes (35k, 2250+). Una carrera con características muy distintas a Sajambre. Es más larga, lo cual ya requiere de cierto autocontrol al principio, cuando uno ve a todos los “gallos” salir disparados. Es, quizá, más dura que Sajambre porque hay más sube-y-baja, lo cual acaba con la moral del más ducho en la materia. Pero cuando uno se mete por esos bosques llenos de hojas… marrón, amarillo, granate, aún algo de verde… algo pasa que uno no se cansa tanto. Cada collado nos pica para descubrir un nuevo valle y cada valle nos enseña un nuevo río.

redes_1

J. Enrique García en la primera subida de la carrera

Espero que no se note demasiado que es la carrera preferida del que escribe. Pero es de esas carreras que nos recuerdan realmente para qué demonios nos metemos estas palizas por el monte. Está muy bien para las marcas el tema este de dar saltitos con la ropa inmaculada, de grabar un vídeo con música sentimental sobre por qué corremos. Pero algunos, casi todos vosotros, ya estabais en el monte o en la montaña antes de todas esas modas. Pues esta carrera saca a la luz todas esas sensaciones de hace 15 o 20 años, cuando íbamos al monte “porque sí”.

Es lo bueno de este deporte. No hace falta mucho más para disfrutar de la montaña que un par de zapatillas de AFuego y una mañana libre. El resto lo pone Asturias.

Después de esta introducción con desahogo por el cual me disculpo, vamos a Sobrescobio. Son las 8:30h y ya se nota que noviembre está cerca. Helada considerable y error de novato. Como la carrera está cerca de casa, obviamente, llego tarde. Como dicen por Francia, “a mon avis” (en mi opinión) la recogida de dorsales estaba un poco lejos de la meta y eso complicó aún más las cosas. Pero el fallo era propio, no ajeno, así que nada que reprochar.

Salida en masa y de nuevo todos pendientes del segoviano David López Castán que había ganado con autoridad la primera prueba de la Seronda. Desgraciadamente, una caída en la primera bajada le haría retirarse poco después. Aun así, muchos hombres fuertes quedaban para pelearse por la victoria (Ramón Muiños, Antonio Blanco o nuestro avientu Andrés García).

La primera subida, todavía amaneciendo, era preciosa al borde del acantilado. ¡Menudas fotos estaba sacando nuestro amigo Lastra! Era una subida dura pero que daba paso a una zona muy corredera junto a una conducción de agua. Así se llegaba al primer avituallamiento donde algunos, engañados por el llano, no querían perder tiempo en parar.

Hay un sinfín de sitios mágicos hasta el kilómetro 11, donde está la famosa “cresta del dragón” que un activo animador no paraba de recordarnos. Conste que no lo digo con maldad, ojalá toda la gente animase como ese hombre… cuando los asturianos nos dignemos a ir a ver las carreras como Dios manda… ¡que tiemble Zegama!

Más subidas, más bajadas y más bosques preciosos. Pero llegó un momento en que nos metimos en el fango. Sí, alguno no hacía pie. Un servidor, para ser más exactos, tuvo que pararse a reír porque otro había perdido la zapatilla en el barro y estaba metiendo la mano a ver si aparecía. La verdad es que fue un momento impagable.

La última bajada se hizo larga. Ese tipo de bajadas en las que miras el GPS preguntándote por qué la organización no se equivoca en el kilometraje NUNCA a favor del corredor. ¿Verdad? Nunca salen menos kilómetros según nuestros fabulosos relojes… será como los espejos que adelgazan.

Nuestras chicas, Sonia y Claudia en un podium de lujo.

Nuestras chicas, Sonia y Claudia, en un podium de lujo.

Al final, victoria para Antonio Blanco con 3:51:26. El primer Avientu, Andrés García en 6º posición pero, una vez más, la protagonista sería Sonia Amat, con un carrerón descomunal que le haría vencedora absoluta femenina.

Unos servicios geniales en meta, mucha comida rica (comida: empanada, bollos… nada de lacasitos.), servicio de masaje, piscinas de agua fría… se lo han currado mucho. Habrá que volver, ¿no?

Para casa rápido y a descansar, que todavía queda la tercera de las Serondas.

PRÓXIMAMENTE: Seronda Trail Series (tercera parte): Peñamallor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s