FERNANDO GONZALEZ: CRÓNICA “FUEGO Y AGUA” 100KM

Cuando ún se pon delantre del mapa pa escoyer participar nun Ultra Trail nun país tropical y caribeñu como ye Nicaragua sabe que l’aventura entama muncho antes de dase la salida oficial, y asina foi nel mio casu.

Tres conseguir salir d’Asturies con munches dificutaes por mor del temporal de ñeve xuntámosnos cerca de Madrid los dos asturianos y dos castellanos (dos corredores y dos acompañantes) que viaxaremos a esta aventura. Y les coses nun entamen bien, al facturar los equipaxes avisen que’l nuesu vuelu a Miami saldrá con retrasu y que perderemos l’enllace con Managua, polo que tendremos que facer nueche en USA y perder el primer de los díes del viaxe.

Y tres pasar per Miami prometo que nun volveré a viaxar via USA nunca más. Tres hores de coles, de controles de pasporte y seguridá, onde  a min me lleven a otra sala pa facer más controles de seguridá faen que tenga claro esta decisión. Tres conseguir los nuevos billetes pa la siguiente mañana llévennos a un hotel, eso sí, un Hilton, a pasar la nueche.

Y con un día de retrasu aportamos a Managua enta más problemes, el coche que tenemos reserváu nel aeropuerto nun  ye’l  que tenemos contratáu. Pretenden damos un pick up abiertu, asina que más tensión fasta que conseguimos otru modelu tres munches llamaes y muncha pacencia.

Pero en Nicaragua too furrula a otru ritmu y cuando mos toca garrar el ferry que mos llevará fasta la islla d’Ometepe onde sedrá la carrera resultes que’l  ferry  que tenemos reserváu nun va a salir, y l’últimu del día ta completu, asina que más estrés. Con una propina-sobornu apañamos sitiu notru ferry d’otra compañía, y a los pocos minutos metemos el coche como si fuera un tetris nel ferry “Che Guevara” y zarpamos al nuesu destín final.

Dende la cubierta vemos a lo que mos enfrentaremos dientro unos díes. La islla d’Ometepe ta nel llagu Cocibolca y ta formada por dos volcanes, el Concepción de 1.600 metros y que ta activu, y el Maderas, de 1.300 inactivu. Los dos suelen tar cubiertos por una nube, lo que da un toque especial a esta pequeña islla en forma de 8. Anque lo pior de too va ser los más de 30º de temperatura y una humedá altísima, ver veremos…

Dos díes enantes de la carrera contratamos a un guía llocal, Dimás, que mos llevará al cráter del volcán más altu pela mesma ruta que siguirá la carrera. Asina conocemos lo que mos paez que tien que ser la parte más dura de la carrera, y el reconocimientu faemos ver que los 1.600 metros de desnivel son más duros de lo que pensábemos. Tanto l’ascensu como’l descensu nun tienen na qu’envidiar a cualesquier de los tramos de La Travesera. Pendientes mui fuertes con tramos de piedra y polvu volcánicu que compliquen entovía más l’avance.

La tardedel vienres toca garrar el dorsal na Playa Santo Domingo, nel mesmu sitiu onde sedrá la salida y la meta de la carrera. La salida sedrá a les 5 de la mañana, asina que tres la charra de la organización toca tirar pal hotel a cenar y ultimar tolos detalles de la carrera y la mochila.

Ya ye sábadu, madrugón tremendu pa tar a les 4:30 na salida. Temperatura agradable a estes hores pa entamar una carrera qu’estrena percorríu del too, asina que de nada valen les referencies d’ediciones anteriores. La organización pretende qu’esta seya unu de los Ultra Trails de 100 quilómetros más duros del mundu, pero con 9.000 metros de desnivel acumuláu y viendo les carreres europees paezme que lo van tener difícil.

Tres un xuramentu nel que asumimos la responsabilida de tolo que mos pase, mui al estilu de les películes de guerra yanquis, entama la cuenta p’atrás y salimos. A esta hora entamamos corredores de la carrera de 100 y de 50 quilómetros, y la salida ye rapidísima. Primer tramu pela playa a la lluz de les frontales. Al nun saber quiénes somos de la carrera de 100 y quiénes de la de 50 garro un ritmu cómodu y nun me sumo a los que salen al sprint.

Ye nueche zarrada, dexamos la playa pa empobinamos a otra playa, la que ta al sur de la parte más estrecha de la islla. Caminos y pistes de piedra volcánica que nos faen tar mui sollertes pa nun mos mancar. Hai dalgunos repechos pero la mayoría ye llano y mui corrible. Tres aportar y percorrer la playa sur entama a aclariar mentantu mos diriximos a la base del volcán Concepción. Nesti tramu veo a Dimás y Alicia, que-y fadrán el seguimiento a Ricardo, y al llegar a un tramu de carretera veo a Aida que con una moto seguirame onde seya posible.

Enantes de llegar al avituallamientu a pie de volcán entamo a adelantar a bastantes corredores, y quedo ablucáu al facelo a unu que va corriendo en sandalies de cueru., y nun ye un indiu Taraumara que participa na carrera, ye un occidental que nun sé d’ónde será pero que tien que tar mediu alloriáu poles señes que me fae otru corredor nipón que m’acompaña nesti tramu.

Y agora sí, tres l’avituallamientu y mentantu la temperatura va xubiendo, entama’l baille. Enfilamos el primer de los tres ascensos importantes que tien esta carrera. Mil metros de desnivel fasta un mirador del volcán Concepción. Metémosnos polo que dalgún día foi un ríu de llava y que según pon una pintada, ye’l Valle La Muerte. Muncha piedra volcánica xunto con grandes roques qu’hai que dir sorteando como se puen fasta que mos atopamos de frente con una parede vertical d’unos 4 metros que tenemos que pasar escalando. Nesi puntu faese un tapón importante, y ye que l’últimu pasu nun ye fácil al nun tener a ónde agarrase na parte d’arriba.

Y al pasar esti escalón entama lo rialmente duro. Pasamos a la parte con vexetación del volcán y la carrera ponse vertical dafechu. En munchos tramos vamos enterraos fasta la cintura ente la yerba, y tenemos que dir agarrándomos a ella coles manes pa poder avanzar. Ascendemos en llinea de máxima pendiente y l’avance ye mui llentu. Dempués de munchu esfuerciu y de ganar dalguna posición, aportamos un grupu de cuatro al control que mos devolverá a la base del volcán. Vista guapísima d’Omepete, del llagu Cocibolca y de la parte del continente que dende equí se ve, pero nun hai tiempo pa recrease, hai que tirase p’abaxo. Y lo de tirase ye lliteral, anque descendemos per otru lláu, el desnivel ye brutal, y son unes cuantes les vegaes que marcho arrastres ente la yerba fasta que consigo parar. Una d’elles al borde d’un saltu d’unos cuatro metros, menos mal. Y lo que prefiero nun pensar ye lo que podrá haber ente esa yerba a la que me tengo qu’agarrar, y ye que si toco una culiebra sé que paso de volcán a volcán ensin tocar tierra. Eso sí, a los cien metros de descensu los mios acompañantes ya tan cincuenta per detrás, y ye que la xente que nun s’entrena pelos montes asturianos desciende mui mal. Comprobao.

Nos metros finales del descensu vuelvo a ver a tol equipu de sofitu, y Dimas màrcame’l camín un cachu, pero teo que mandalu dir despacio porque va a tou meter y si lu sigo arreviento. Nel avituallamientu de la base nadie sabe en que posición voi, nun s’aclaren de quiénes son de 100 y quiénes de 50 y varío de la 4ª a la 16ª posición dependiendo con quén fale, asina que val más nun entrugar.

Agora entama la xubida más llarga, 1.600 metros de desnivel que ya conozo y que respeto porque ya lo conozo y sé de la so dureza. Nel control del cráter nun hai agua, y la organización ya mos avisara que nesti tramu llaváremos agua abondo. Yo cargo con 4 llitros de bebida porque tardaré munches hores en vover a tar nesti avituallamientu y a estes alturas el calor entama a ser insoportable. Los mios pantalones y la mio camiseta pinguen como si toviera acabante de báñame con ellos.

Al poco de entamar la xubida garro un palu que dexamos ellí fae dos díes y que me valdrá de muncho en tola cuesta. Y selequino a selequino entamamos a ganar metros al volcán. Esti primer tramu compártese nel descensu, y anímame nun me cruzar con nadie, porque eso quier dicir que los primeros nun me saquen muncho. Ascensu llarguísimu fasta metemos dientro la nube que cubre’l volcán. La temperatura enfresca enforma, y eso agradécese, anque non tanto los golores de los gases que salen pel cráter. Nel últimu tramu, el que sedrá más teúnicu nel descensu, atópome con unos ocho o diez corredores, asina que dalgún tendrá que ser de los de 100 y namás que me saquen unos minutos.

Dende equí arriba nun se ve nada, pero presta llegar al control y dar la vuelta. Descensu por tramos, unos mui difíciles y peligrosos poles piedres sueltes, y otros mui corribles per unos ríos de sable volcánico con una pendiente tremenda, y que ye onde más esfruto. Xusto onde’l descensu se xunta col ascensu atópome con Ricardo que nun tien mui bona cara. Unos minutos dempués, con un culazu tremendu incluyíu, aporto al avituallamientu de la base del volcán.

Unos dicen que voi terceru, otros que cuartu, asina que nun reparo muncho nello. Eso sí, lo que voi ye negru dafechu del polvu del descensu, y na mio bolsa del agua nun queden más qu’unos pocos tragos de los cuatro llitros colos que salí d’equí. Camudo los calcetos tres sacar mediu volcán de los playeros, y echo vaselina mentantu Aida me repón la bebida y me da la crema solar. Tamién m’enfrío un poco con unos calderos d’agua y unes esponxes que tien la organización.

D’equí vamos ya pa la mesma playa de salida y meta, y que marca la metá de la nuesa carrera y la fin de la de 50. Fasta que volvamos a atopar la costa diremos per la carretera d’adoquines qu’arrodia la islla. Esti tramu ye’l más feu de la carrera, carretera con repechos y un calor qu’a estes altures faese insoportable. Polo menos teo la suerte de compartir esti tramu col corredor Taraumara que, anque con playeros y mochila de trail, cuerre cola so falda típica. Él va malu, y al cachu para pa vomitar, anque lluéu adelantaríame pa retirase nel siguiente control.

Tres dexar la carretera entramos nuna pista de tierra que mos lleva fasta la playa. Sé que tenemos que correr tola playa, pero nun hai denguna marca y dubio, fasta que dempués de cruciar un ríu y moyame tolos pies atopo una marca pa darréu ver ya tol montaxe de salida y meta.

Teo muncho calor, asina que siéntome debaxo una carpa mentantu bebo un refrescu bien fríu que me merca Aida. Repongo crema solar y tolo necesario mentantu m’informen qu’hai 5 corredores perdíos nel volcán Concepción y que tamién hai munchos retiraos y retiraes. Y anque paeza mentira entovía nun soi quien a saber con seguridá en que posición voi.

Salgo camín del volcán Maderas. Na tioría lo pior ya ta pasao, pero viendo les hores que llevo ta claro que me va pillar la nueche en plenu volcán. Siguimos pela playa fasta’l final, pa lluéu garrar otru tramín de carretera que mos tien que llevar a la base del segundu volcán.

El calor ye mui agobiante y noto como me va fundiendo pasu ente pasu. La temperatura corporal ta disparándose, y enantes de dir a pior paro nuna tiendina de carretera pa beber otru refrescu mentantu la dueña me sienta nuna siella y me pon un ventilador. Y anque perdí unos cuantos minutos nadie m’adelanto y paezme que foi de lo meyor que pude facer.

Tres reponeme póngome en marcha fasta otru avituallamientu nel que ya mos volvemos a char al monte lliteralmente. Anquen el perfil nun apaez asina, ye un tramu en constante ascenso ente muncha vexetación. Y anque la carrera ta medianamenta bien marcada fasta agora, dende equí fasta meta en tolos cruces dudosos falten marques. Les marques de la organización son fleches blanques pintaes nes piedres y cintes,blanques tamién, amarraes nes rames. Naquellos cruces y bifurcaciones onde hai pintaes nun hai dubia, pero en tolos que nun hai piedres o roca teo que parame a ver cúal ye’l camín correutu. Y cuando atopo esti camín, a los cien metros o dempués de la primer curva siempres atopo tirao nel suelu un trozu de rama rota cola so cinta blanca, asina que ta claro que dalguien de los tres primeros nun ta xugando llimpio, y en más d’una vegada fadrame perder unos cuantos cuantos minutos.

Sigo ganando metros pero ensin muncha pendiente, cruzo pequeños poblaos y cases sueltes y compruebo científicamente como la xente d’equí  nun domina el tema les distancies. Naide sabe decime mui bien cuánto queda nin en tiempu nin en metros pal siguiente pueblu onde tenemos avituayamientu, y un “queda mui poco” pue convertise en más d’una hora de carrera antre la desesperación de ver qu’esi “mui poco” nun ta al otru lláu de les siguientes 100 curves.

Nesti tramu pierdo una posición, un corredor costarricense pásame a bon ritmu, a demasiáu bon ritmu. Desconfio pero nun pueo dicir más, lo que ta claro ye que nun hai dengún control por parte la organización, y nos tramos onde pue andar un coche o una moto cualesquier pue montar nellos ensin que nadie s’entere. Yo podría habelo fecho en moto y ganar muncho tiempu. Pero nun lo fice.

Enantes de desviame unos 300 metros del camín pa pasar un avituallamientu-control y volver al mesmu camín, atopo tiráu a un paisanu que tien una moña curiosa. Nun ye quien nin a dicime nada.

Ta atapeciendo, y tócame descender fasta la costa camín del últimu avituallamientu enantes d’atacar el volcán Maderas. Ellí vuelvo tener sofitu personal, y tres reponer fuercies indíquenmos que tenemos que seguir una pista de tierra fasta qu’atopemos unes marques que nos marcarán un camín a la manzorga. Los tres quilómetros que mos dixeron faense eternos, paezme que ya llevo muncho más y asina lo confirma el cuentaquilómetros de la moto que m’acompaña nesti tramu. La moto va y bien fasta que me confirma que más alantre ta’l famosu desvíu. Vuelvo quedar solu, camín de la playa. Prendo’l frontal y los mosquitos tírense como llocos a la lluz. Nun consigo espantalos, como llevo una pulsera antimosquitos pásomela per tola tiesta y la frente pa ver si val de dalgo, pero nada. Nun me queda otra que dir dando palmaes pa quitalos d’enriba, asina qu’avanzo cual Lola Flores dando palmes.

Y entama la xubida final, dalgo más de 1300 metros de desnivel fasta’l mesmu cráter del volcán. Ya ye de nueche y la temperatura ye muncho más llevadera, anque’l mio cuerpu siente tol esfuerciu y cansanciu acumulao. Ascensu llentu que mos va adentrando na selva tropical zarrada na que se convirtió esti volcán inactivu. Al cachu toi metíu de lleno nun llaberintu vexetal, el camín intúyese más que se ve, y son munches les vegaes que les marques de pisaes recientes son les que me confirmen que per onde voi ye’l camín. Y en tolos crucer teo que investigar fasta qu’atopo la famosa rama rota cola cinta.

Y correr en plena selva en plena nueche ye acoyonante, en tolos sentios. La vexetación ye tal qu’en dengún momentu se pue ver el cielu. Avanzo agarrándome a rames y apartando otres que paecen tapar el camín. Y anque voi solu dafuchu son munchos los ruidos que m’acompañen. La lluz del frontal descúbreme cientos de güeyos d’animales, munchos de los cuales salen corriendo ente’l sustu mutuu. Cientos d’arañes pequeñes, un par de tarántules grandes como la palma la mano, munches rates de monti, coneyos, sapos inmensos del tamañu de coneyos, y unos cuantos monos congo que glayen como chiflaos y pasen de rama en rama. Namás qu’aspero nun m’atopar con denguna serpiente, y nun les teo toes comigo cuando me teo qu’agarrar a dalgo. Pero por suerte nun veo denguna, y tengo muncha más suerte qu’otros cinco corredores, a los qu’una serpiente en posición d’ataque fue faciendo parar en metada del camín y retuvo un bon cachu enantes de retirase.

Según voi ascendiendo tanto la humedá como’l desnivel van medrando. Al meteme na nube que cubre’l volcán paezme que debe fáltame poco pa la cume, pero probe de min, esta nueche la nube debe tar mui baxa porque entovía me quedaría un montón d’ascensu. El suelu moyao va convirtiéndose en charcos y agua, pa darréu, pasar a ser una llamorgal na que m’entierro penriba’l todiellu. Avanzo mui despacio, la pendiente ye mui vertical, con munchos escalones de piedra onde teo que char manes a tierra, o meyor dicho, manes al barru. La visivilidá ye mui curtía, y la humedá fae que llueva lliteralmente ca vegada que me garro a una rama.

Paezme que nun me tien que faltar muncho pal cráter cuando nun cruce piérdome del too. Hai 4 o 5 posibles caminos qu’inspecciono pero nos que nun atopo denguna marca. Tampoco teo claro per onde van les pisaes, y desespérome ente más ruíu de monos y otros bichos. Tres volver por enésima vuelta al mesmu sitiu atopo unes marque con pisaes y tiro. Pero resultes que’l camín ye too p’abaxo, asina qu’anque na tioría tenía qu’haber un control arriba, igual nun lu punxeron y entamamos el descensu, viendo lo visto un m’estraña nada a estes altures.

Desciendo per aquel barrizal cuando m’atopo de frente con un corredor norteamericanu. Quedamos los dos estrañaos y falamos un cachu pa decidir quién va mal. Y polo visto soi yo que taba baxando pel mesmu sitiu pel que xubí, y amás convencíu de que diba bien y que nunca pasare per esos sitios. Suerte que mos cruzamos rápido porque podía haber dío fasta la base otra vegada. Al volver al sitiu onde me perdí tenemos que tar otru bon cachu investigando fasta qu’atopamos el camín bonu.

Y anque naguaba por tar cerca de la cume, la verdá ye que tovía mos queda muncho. Munchos metros y munchos minutos ganando y perdiendo desnivel rebozándomos nel barru y parando p’atopar el camín. La verdá ye que tamos los dos desesperaos cuando calamos al cráter del volcán onde hai una llaguna. Pero nun vemos denguna marca y l’agua nun mos dexa avanzar en denguna posición. Marcha p’atrás y vuelta al barru fasta que damos col descensu marcáu al cráter. Nun vemos más allo de tres o cuatro metros delantre de nós y cuéstamos muncho ver la marca siguiente. Metíos nel agua per debaxo la rodiella vemos una lluz al fondu. A la fin el manditu control del volcán. Dos persones salen d’unos sacos de durmir y apunten los nuesos dorsales, vamos quintos y el cuartu ye ya inalcanzable.

Tirámosnos p’abaxo, pero primero hai que salir del cráter, y la pendiente ye brutal. Hai barandiella y cuerdes puestes pa los y les turistes que vienen fasta aquí, pero asina y too ye mui difícil avanzar en aquel fangal. Y cuando entamamos de verdá’l descensu, lo que mos atopamos ye asemeyao. Muncho desnivel, y muncha llamuerga, munchos saltos que tenemos que pasar a cuatro pates y otros nos qu’aterrizamos en cuasi mediu metru de barru. Agarrámosnos a tolo que podemos pan un cayer, pero unu tres otru vamos afalagando’l suelu entre un “ Oh My God” suyu y un “cagon tolo qu’unu se pue cagar”miu.

Descensu y descensu fasta que volvemos a pisar suelu ensin charcos y una frontal me saluda. Aida aventurose volcán arriba y acompañaramos nesti tramu. El terren ye más llevaderu, pero tovía mos posamos dalguna vegada más, y a min tres engánchame con una rama y dexar una pierna atrás dame un tirón brutal. A estes altures tenemos falao qu’entraremos los dos xuntos en quinta posición, asina que nun intento apretar cuando’l camín se fae más corrible.

Descensu eternu viendo les lluces del pueblu onde tal’últimu avituallamientu. Y benditu avituallamientu y malditu volcán, foi muncho más duro de lo que creyía. Y agora sí que pueo dicir qu’esta carrera ye brutal. Y a pesar de tener unos númberos que nun tienen porqué asustar, la temperatura, la humedá, la selva, el barru, y esos desniveles tan concentraos faen que namás que 21 de los y les 80 valientes que tomemos la salida aportemos a meta, y fae que’l primeru, que nun ye coxu nin mancu, tarde más de 17 hores en facela.

Retomamos un tramín de carretera fasta que volvemos a metemos na playa. Al fondu ya se ven les lluces de meta. Esfruto d’esi par de quilómetros finales al lláu del llagu. Esi llagu Cocibolca que paez un mar coles sos foles.Tremenda l’aventura d’esta carrera, y tremendu’l sueñu que toi cumpliendo. Paezme que foi ayeri cuando planiaba tol proyeutu y agora toi a minutos de finar la tercera de les ocho etapes. Últimos metros, garro la bandera d’Asturies y agarro la mano que me da’l mio compañeru de Míchigan. Entramos. Reventaos pero contentos. Pena de tener tan cerca’l pódium, pero fice lo que pude, a lo meyor a otra temperatura… pero ye especular por especular.

Y en meta abrazu final con Aida y tamién con Alicia que seguirá asperando a la llegada de Ricardo que lo fadrá en una mui bona 12ª posición. Ye mui tarde, llevo más de 21 corriendo y na meta malpenes hai agua, sandía y unos panes, asina que tendré que dir pa la cama ensin cenar, porque a estes hores sedrá imposible atopar onde lo facer. Anque lo que nun teo ye sede, y ye que calculando polo baxo son más de 20 llitros d’agua y bebida isotónica lo que-y metí al cuerpo.

Na meta tamién m’entero qu’a los cinco corredores que se perdieron pela mañana nel Concepción nun los atoparon fasta pasaes les 12 la nueche, y tres movilizar a bona parte de los guies de montaña de tola islla. La verdá ye que viendo esta carrera pue pasar cualesquier cosa. Anque lo que nun asperávemos nin Ricardo nin yo ye qu’al día siguiente la organización colgara una clasificación onde perdemos posiciones, yo paso al octavu puestu, y onde apaez xente que dicen que fizo la carrera en menos de 12 hores.  Unu siéntese engañáu dempués de tolo que tovimos que pasar, menos mal qu’al otru día, y suponemos que dempués de munches quexes, rectifiquen y les posiciones y los tiempos vuelven a tar bien, anque nel mio casu en vez de compartir la quinta plaza col yanqui, ponenlu a él primeru y a min sestu, a pesar de que na meta apuntáronme a min primero’l dorsal, pero bono, ehí ta’l video que preba que los dos somos quintos porque entramos de la mano. Supongo que la organización tamién seya yanqui tendrá dalgo que ver.

Y pa los y les amantes de les aventures y les carreres dures dures ya sabéis, a pesar de los fallos organizativos carrera tremenda a temperatura tropical.

Dende la tierra de Sandino, onde siguen remembrando al nuesu compatriota Gaspar García Laviana, Puxa Asturies.

Siguiente etapa Asia, vémonos en Mongolia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s