Crónica: Tor Des Geants, Fer González

TOR DES GEANTS, L’ULTRAIL CON MAYÚSCULES

Tarde del sábadu 6 de setiembre, toca garrar el dorsal y pasar el control de material nel Forum Sport Center de Courmayeur. Llegamos sobre les 3 y aquello ye un desastre, una masa de corredores y acompañantes amontónense nuna sala ensin cola nin control de dengún tipu. Ye’l primer añu que la organización pon control de material obligatoriu y tan desbordaos. Llévame más de tres hores conseguir entrar nel control de material. Tres hores de pie, apretáu, con calor, cola mochila, vamos, la recomendable el día enantes de correr un ultra.

El respetu que se tien que tener a una carrera como ésta, con unos númberos que que lo dicen too, 332 km y más de 24.000 metros de desnivel positivu, vese na cara de tolos y toles corredores que desesperamos nesa espera interminable. Y ye que nun ye broma, a lo que nos enfrentamos mañana va muncho más allá d’un ultra trail, y esto ye igual pa les cuasi 800 persones que tenemos dorsal, tanto da que seyan d’elite como populares, la tensión nótase neses cares afilaes y neses miraes perdíes.

A la fin paso’l control de material obligatoriu. Mochila, playeros de trail, malla llarga, chaqueta y pantalón de membrana, camiseta térmica, manta, gorru, guantes y cubreguantes de membrana, dos frontales con piles de repuestu, venda llástica, móvil, altímetru, comida, vasu pa beber y recipientes pa llevar llitru y mediu de bebida. Tres esto entréguenme’l dorsal, 772,  y pónenme la pulsera col chip. Tamién nos van dando un sacu col nuesu dorsal onde podremos meter tolo que queramos que la organización mos vaiga llevando a cauna de les 6 Bases de Vida qu’hai a lo llargo’l percorríu.

Enantes de les 8 hai que devolver el sacu, asina que toca volver al hotel pa preparar lo que sedrá tola infraestructura de la carrera. Lo que dirá pal sacu, lo que yo llevaré na mochila y puestu, y lo que llevará notra mochila la otra parte del equipu, Aida, que me dirá siguiendo d’avituallamientu n’avituallamientu. Prefiero pasame que quedame curtiu, asina qu’hai material de repuestu de sobra. Mínimo dos coses de cada, y otres como calcetos, pos 6 pares.

Tres entregar el sacu hai la charra informativa y la cena la pasta, pero yo prefiero cenar tranquilu nel hotel y ultimar lo que me queda, tanto col material como, sobre’l mapa, dir viendo ónde tendré asistencia y qué tiempos de pasu pueo llevar nos primeros. Lluéu ya sedrá la carrera la que marque los tiempos.

Duermo bien, como siempres. Yo creo que dormiría bien anque supiera qu’al día siguiente va acabase’l mundiu. Suerte que tien unu. Lo que nun faigo ye almorzar, colos mios problemas crónicos de vómitos nes carreres prefiero salir n’ayunes, suelo entrenar asina y vame bien. Véndome y echo crema en tolos sitios onde me puen salir rozaures. Vístome, cálzome y reviso la mochila. La suerte ta echada, vamos pa la salida. Nos trescientos metros que separen l’hotel de la salida vamos xuntándomos con mas corredores, y la sensación ye que vamos pal mataderu. Nun se ven munches bromes nin sorrises. Cares series y despedíes de familiares y acompañantes.

Tres la mio despedía personal, si hai suerte en cuatro díes taré equí otra vegada, paso’l control de chip y métome nel valláu de salida. Namás que soi a ver a Gilber, pero ellí tamos cinco asturianos. Perende tienen que andar Jandro, Miguel y Meana. Taría mui bien que pudiéremos llegar los cinco. Los minutos enantes de la salida faense eternos. La música de “Carros de Fuego” acaba de metemos en situación. Tol mundiu se concentra nos sos pensamientos. Yo tamién, anque toi relativamente tranquilu porque nun doi un duru por min, y eso fae que nun tenga muncha presión. Un añu malísimu con mui pocu entrenamiento por culpa les lesiones, y un últimu mes d’agostu paráu por un esguince y una recaida convénceme de que cualesquier posibilidá de llegar a meta nun ye más qu’un suañu. Pero taría mui bien que por una vegada los suaños se cumplan.

Nun hai tiempu pa más, a les 10 en puntu salimos, yo, como ya ficiera nel Mont Blanc l’añu pasáu, sobre la metada de los y les que salimos, asina voi animándome al dir adelantando xente, y amás esto ye mui llargo, ya habrá tiempu d’adelantar.

Atravesamos el pueblu ente los ánimos d’una montonera xente qu’aplaude a lo llargo de les cais. Nun hai tapón na salida, asina que nestos primeros dos o tres quilómetros de carretera voi adelantando ensin tener que forciar, y al entamu’l camín atópome con Jandro. Coincidencia que me presta un montón ya que con él diría fasta La Thuile tres pasar el primer altu, el Col Arp de 2.571 metros. Conozo esta xubida porque fae dos díes tuvimos reconociendo esta primer parte de la carrera. Equí si qu’hai tapón, asina que xubimos en fila caleyando y esfrutando del día tan bonu que fae pa correr. Falta muncho, munchísimo, y Jandro y yo tomámonos les coses con calma, y fasta voi falando con él, cosa que ye raro que faiga notres carreres, y ye que nun soi de los que suel falar mentantu cuerro.

El camín ye mui estrechu y nun adelantamos a cuasi que naide, anque faeme gracia ver a xente que recorta les curves o tírase peles cunetes p’adelantar unes poques posiciones cuando entovía falten 330 quilómetros pa meta. Prestaríame saber cómo acabaron estos de les prieses.  A quien sí qu’adelantamos ye a una muyer, de mediana edá y con dalgo de pesu que nel quilómetru cuatro más o menos paez que ta al borde l’infartu. Ta visto qu’hai xente que nun sabe onde se mete.

Na parte final de la xubida, en plenes zetes, gárramos Miguel. Paez que tien priesa porque va en llinia reuta y nin mos ve.

  • Eh!! Que nun val atayar.

Echamos los tres unes rises y tres coronar xuntos descendemos fasta La Thuile. La baxada ye mui llevadera, per praos y pista, y ensin forciar, seguimos adelantando a más corredores mentantu comentamos lo mal que suel descender la mayoría xente nestes carreres. Yo voi pendiente del todiellu drechu, porque ye nos descensos onde me duel. De momentu noto molestia pero ye asumible, asina qu’esfruto del descensu, de la carrera, del día y de la compañía.

Entramos los tres xuntos nel control de La Thuile en menos de tres hores. Rellenamos los botes, comemos dalgo sobre la marcha y salimos. Fuera Jandro para porque tien avituallamientu personal, Raquel y Javi tan esperándulu y mándamos siguir. Ya nun lu volveríemos a ver en carrera, dellos problemes físicos fadrán que se retire unes hores dempués.

Miguel y yo entamamos xuntos la xubida al Passo Alto colos sos 2857 metros, pero nes primeres rampes veo que va mui rápido pal mio gustu. Nun val de nada intentar siguilu y arreventar nesti primer tramu de carrera, asina que quédome solu y garro un ritmu más llevaderu pa min. Y a Miguel ya nun lu vería fasta dientru de 180 quilómetros, vamos, dientro de dos díes.

Xubida guapa con un paisaxe y unes vistes espectaculares, y con muncha xente, sobre too nel refuxu de Deffeyes. Al facer cume quedo ablucáu al güeyar p’abaxo, les zetes que veo tienen una pendiente brutal, menos mal que nun tenemos que xubir perende porque en vez de bastones díbemos necesitar piolets.

Como nun tenía pensao pasar de La Thuile, too esto ye un regalu pa min, y adulces sigo adelantando corredores mentantu aporto a Planaval tres pasar tamién el Col Crosatie de 2829 metros. Ellí vuelvo ver al equipu de Jandro al que-y agradezo los sos ánimos, y tamién vuelve a tar Aida, que me da l’isotónicu de confianza pa intentar evitar los mios problemes intestinales. Nun paro muncho, pero val pa que me renueve los ánimos y quedamos en vemos en poco más de cinco quilómetros onde tará la primer Base de Vida.

Esti tramu ye bastante llanu, asina que nun tardando muncho toi entrando en Valgrisenche, quilómetru 49. Anque nel reglamentu pon que nes Bases de Vida puen entrar dos acompañantes por corredor, equí resultes que nun ye asina y nun dexen pasar a naide a les dos zones que tienen pa cambiase y pa xintar. Asina que primer enfadu cola organización, y lo que faigo ye garrar la comida y el mio sacu y meteme nun chigre que tan el mesmu sitiu y onde sí se puen meter los acompañantes. Y ellí, nel chigre, faigo’l ritual de toles bases de vida, comer, beber, rellenar botes, camudar de calcetos, crema pa los pies, vaselina pales rozadures…

A  les 8 la tarde salgo de la Base, ta ya atapeciendo, asina que salgo col frontal y con malles llargues en previsión d’una nueche fría. Per delantre teo’l segundu tramu  de carrera, tramu mui duru con tres puertos, dos d’ellos penriba los 3000 metros. Y amás de nueche, pongo’l MP3 y a por ello.

Ye la primer vegada que cuerro con música, y la verdá ye que sí que val pa que’l tiempu pase un poco más depriesa y que’l camín nun paeza tan duru. Tres pasar el Col Fenêtre desciendo al control de Rhêmes-Notre-Dame. Nel avituallamientu nun veo a Aida, y eso que nel aparcamientu taba’l coche. Repuesto y al salir veo que ta col equipu de Jandro y que nun me vieron. Nun hai tiempu pa mas qu’unos saludos y más ánimos enantes d’entamar l’ataque al primer 3000, el col Entrelor. Dende que me dexara Miguel sigo solu, anque contentu porque voi ganando posiciones a un ritmu llevaderu pa min. Ya toi entre los 100 primeros, y eso anímame xunto col ver que’l dolor del esguince nun va a más.

Lo que si teo claro a estes altures de carrera ye que esto nun ye l’UTMB, y eso que les dos se cuerren pelos Alpes, pero nel Tor les xubides y baxaes son muncho más dures y teúniques, hai muncha más piedra y pocos caminos tan corribles y de tierra se ven en comparanza col Mont Blanc.

Cuando llevo un cachu xubiendo veo qu’entamen los problemes, nun me lo pueo creyer pero vuelvo tener problemes de barriga. Anque sigo teniendo sede y bebo bastante, el llíquidu nun me pasa del estómagu. Toi encharcáu, incháu, y la goma de la malla nun fae más qu’apretame aquella bola. La cosa va a pior, y voi baxando’l ritmu mentantu pierdo dalguna posición. Asina y too sigo ganando metros, pero cuando toi a 2900 metros nun pueo más. Toi mui revueltu y amoriáu. Nun pueo más, siéntome nuna peña a intentar recuperar. Baxo la malla pa que mengüe la presión, pero al char un tragu d’agua que llevo nun de los botes entamo a vomitar. Y nun paro fasta que nun me queda nada nel estómagu. Toi desfechu, pero ta frío y nun ye’l sitiu pa quedase paráu. Quédenme 100 metros de desnivel pa la cume, pero faense eternos, amás teo que pasar per una vía ferrata na que les paso putes pol maréu que llevo. A la fin llego arriba y por suerte hai dos miembros de la organización. Cúnto-yos lo que me pasa y señálenme pa una tienda ríxida que fae les veces de vivac onde pueo parar a recuperar. Tres dexar claro que nun me retiro y que namás necesito descansar un poco métome p’alla. El sitiu ye mui pequeñu, la metada del espaciu ta enllenu de botelles d’agua y Coca-Cola, y amás hai otros dos corredores tiraos ellí. Nun teo sitiu nin pa echame a lo llargo, namás qu’entro encoyíu, y encima el suelu nun ye planu, ye onduláu asina que poco podré descansar asina. Ta mui frío y namás qu’hai una manta que ya tan usando los otros dos, pero toi tan mal que nun soi nin a sacar la manta térmica pa tápame. Al pocu los compañeros llevántense y nun callen la boca un bon cachu, asina que cuando salen agradézcolo porque teo mas sitiu, una manta y mas tranquilidá. Dacuando’l de la organización entra pa entrugame cómo toi, y yo dígo-y que necesito descansar un poco más. Nun soi quien a durmir muncho, pero tres dos hores y media de parón atópome meyor, y cuando entren dos corredores nuevos con mui mala cara aviso que sigo. Nun toi del too bien pero nel descensu entamo a ganar posiciones, y ye que ta comprobao que los que nun son d’Asturies descienden mui mal.

Llego a Eaux Rousses a les 5:30 de la madrugada na posición 145, asina que tampoco perdí tanto. Y al entrar na carpa llevo una allegría, veo a Gilber que ta preparándose pa salir. Dámonos ánimos mutuos, cúntámosnos les nueses penes y polo visto él tien munchos problemes colos pies, pero sigue p’allantre. Yo valoro si siguir o retirame, pero viendo que toi muncho meyor, que nun perdí tanto, y que queden 250 quilómetros, decido tirar. Asina que vamos pol Col Loson, techu de la carrera con 3299 metros. Faese de día y agradézcolo nesta xubida tan llarga y dura. Nun voi bien del too y nun esfruto de les vistes, pero sigo en carrera y adelantando, asina que los demás tampoco van mui bien. Descensu eternu, con tramos teúnicos y pelligrosos, y con piedra, muncha piedra que va machacando los pies. A la entrada de Cogne, pueblu de la segunda Base de Vida, atopo a Aida que m’acompaña los metros finales. El Valle y el pueblu son mui guapos, y hai un hotel con un prau onde tien una güerta –xardín con unes tumbones. Lo que más me prestaría ye túmbame ellí a que me diera esti solín mañaneru, pero nun pue ser.

Pasaes les 10 de la mañana entro na Base de Cogne, equí sí que puen entrar los familiares, asina que ye un avance pa min, porque mientres como dalgo van llenándome los botes o sacando tolo que necesito. Los pies entamen a tener dalgún problema, pero de momento nada grave.

Tercer tramu de carrera, salgo pa xubir el Col Champorcher y dempués descender cuasi 2500 metros fasta la Base de Donnas. Sigo corriendo solu, ganando dalguna posición pero entamando a sufrir. El descensu desfaeme les piernes y los pies. Nos controles de Chardonney y Pontboset vuelvo a ver a Aida. Ya voi ente los 50 primeros, y según me cuenta, quitando un repechu fasta Donnas ye too cuesta abaxo. Y asina lo pon el perfil de la carrera, pero esi repechu ye en verdá una xubida importante y amás ensin xacíu. A quien diseñó esti percorríu  debió parece-y que nun yera dura de sobra y añade una xubida a media montaña pa lluéu descencer otra vegada al camín que mos llevará a Donnas. Y nun sedría la única vegada. Esta tortura gratuita ponme de mal humor, pero solo pienso llegar a la Base porque teo los cuádrices destrozaos.

Dempués de descender y descender y descender, veo’l fondu del valle y un pueblu que tien que ser Donnas. Eso llevántame l’ánimu porque necesito facer un descansu, pero non, paez ser qu’esta carrera nun da allegríes porque esi pueblu nun ye Donnas nin equí ta la tercera Base de Vida. Cruzo tol pueblu y tamién el ríu principal d’Aoste pa entamar a remontar el valle per un falsu llanu que va paralelu a la carretera principal. Sigo avanzando y cruzando pueblinos ensin que dengún d’ellos seya Donnas. La xente cola que me cruzo aplaude y anima, pero los mios ánimos nun tan mui allá. Nesti tramu paso pela calzada romana qu’apaez en munchos videos y semeyes del Tor, y dempués, a la fin Donnas. A la entrada la Base ya veo a Aida que nun falla una, y tamién a Jandro col so equipu. Cúntame lo de la so retirada, y tamién me diz si necesito dalgo.

  • Unes piernes Jandro, unes piernes nueves. Teo los cuádrices destrozaos, esti descensu matome y nun soi quien a baxar un escalón.

Dientro la base too se ve d’otru collor. Mentantu Aida me va preparando tolo que necesito (milenta gracies), yo voi comiendo dalgo y siguiendo la rutina que tenemos marcada pa toles Bases. Falamos de la estratexa a siguir, y como taba previsto siguiré fasta’l refuxu de Coda pa facer nueche. Esto ye lo que me recomendaron tanto Jandro como Miguel y otros veteranos del Tor. Coda ye la metada esauta de la carrera, y dempués de durmir tendré un descensu que siempres ye meyor que llevantase y ponese a xubir. Na teoría ésta tendría que ser la primer parada pa durmir, pero’l contratiempu de la primer nueche fae que seya la segunda, anque a estes altures pienso que nun foi tan malo descansar la primer nueche, sigo adelantando posiciones, asina que nun me va tan mal.

Amás de les piernes equí ya noto que teo los pies mal, y al quitar los calcetos veo la primer avería importante. Voi ver si me curen pero namás qu’atopo a una especie de Proteición Civil. Desplíco-y lo que pasa y el mozu dizme qu’él nun me pue pinchar l’angüeña, pero que me pue dar una aguya pa que lo faiga yo. Y yo lo que faigo ye quedar ablucáu al ver qu’una carrera como ésta nun tien mélicos y podólogos en toles Bases. Asina y too digo que sí y yo mesmu me pincho y desinfeuto l’avería. Pero esto nun ye too, cuando-y digo que me lo tape pon cara d’estrañáu, y lo que fae ye dame un apósitu pa que lu ponga yo. Bono yo, buff…., valme más callar y nun la entamar.

Tres sacar el títulín aceleráu d’auxiliar de clínica salgo de Donnas. Son les 20:30 del segundu día, voi nel puestu 42, ya ye de nueche y per delantre quédenme 2000 metros de desnivel fasta ‘l refuxu de Coda onde durmiré. Tres los ánimos y abrazos de despedía tírome al monte. Menos mal que me toca xubir porque cualesquier descensu ye como si me pincharen nos muslos.

Xubo un cachu llargu per una carretera, nun hai naide. Normal que se diga qu’hai tantes coses rares nesta carrera. La organización namás que tien controles nos avituallamientos y Bases de Vida, el restu ye monte común. Póngome a camentar no que pasaría si Fuego fuera’l Direutor de Carrera, y nun pueo dexar de rime. Quién lu vería tou estresáu colocando a los dos, tres, cuatro mil controladores que necesitaría pa que naide se pase de llistu o llista.

Sigo xubiendo y xubiendo, pero cuando me paez que ya teo muncho avanzao, el mio amigu del alma, ési que diseñó esta carrera decide que descendemos tolo xubío y que volvemos al fondu del valle, a un pueblín que ta pegáu a Donnas en llinia reuta, pero que pa nós supón un arrodiu de quílometros, metros de desnivel y mala hostia. Lo único bono ye que nel pueblu hai otru avituallamientu con muncha xente, y onde un diablu cuerre a la nuesa par unos cuantos metros con tridente y too. Y al ser de nueche paso per un ponte romanu allumáu con veles que ye una pasada.

Y agora sí, entama la subida a Coda de verdá. Ye nueche zarrada, y como dende fae 130 quilómetros, sigo corriendo solu. El camín ye pindiu, mui pindiu, pero cada non muncho cruzamos una carretera asfaltada o pasamos xunto dalgunes cases. A vegaes paezme que teo que tar na metada del monte, a muncha altitú, pero al poco vuelvo a salir a la carretera y eso va comiéndome la moral. Amás nun sé si sedría bona idega lo de tirar a durmir en Coda. Y ye que anque’l ritmu nun ye malu del too, nótome mui cansáu y con muncho sueñu. Y dempués de xubir y xubir lo que pa min me paez polo menos un ochomil, vuelvo salir a la carretera y eso desespérame entovía más. Siéntome nel suelu ensin saber qué facer y al cachu apaez un coche. Al veme (llevo frontal y ropa reflectante), para unos metros más abaxo, pero al continuar veo que´l copilotu tamién lleva ropa reflectante, y nun lo pueo asegurar, pero toi convencíu de que ye dalgún corredor. ¿Qué fae un coche a estes hores per estos sitios?. El mal humor fae que vuelva poneme en pie y siga subiendo. Entamo a ver rayos al fondu, y el ruíu de tormenta va averandose. L’espeutáculu de los rayos al otru lláu del valle ye increyible.

Paez que ya toi en plenu monte nesta subida interminable cuando desfallezo del too. Lo único que faigo ye intentar atopar un sitiu pa tirar la manta térmica y tirame a durmir. Pero entos entamen a cayer cuatro gotes pa facelo con fuercia un minutu dempués. Tenemos enriba la tormenta. Pongo la chaqueta enriba la mochila, pero nun me da pa pesllar la cremallera. La solución ye meter uno de los botes de llíquido nel bolsu d’ella pa poder pesllala del too. La tormenta fae qu’espabile y que recupere ritmu. La mio prioridá ye llegar al refuxu pa descansar. Toi pingando de cintura p’abaxo.

Xubida eterna, xubida interminable, xubida que tiende a infinitu y que me va comiendo la poca moral qu’a estes altures teo. Y xubida traicionera que xuega con nós. Y ye que cuando llevantes la güeyada y ves a unos pocos metros un colláu camientes qu’ehí fina esta tortura. Pero non, cuando llegues ehí ves qu’hai otru, y cuando llegues a esi otru ves otru, y otru y otru más. Y cuando ya nun pue haber otru porque al otru lláu del colláu lo que se ve ye otru valle que nin siquier pertenez a Aoste, pos les banderines marielles que dan sentíu a la mio vida dende fae cuasi dos díes llévenmos per un crestéu que se fae tamién interminable.

Toi en plena tormenta cuando acolumbro’l famusu refuxu de Coda no alto. Nun doi creitu a que dalguien fixera un refuxu equí. Pero ehí ta, ca vegada más cerca. Un valiente fae fuera frente al agua y al vendaval pa señalamos con una llinterna el camín a siguir. Entro y la xente del Refuxu y de la organización quédense güeyando pa min como si vieran un pantasmón, asina que teo que tener mala cara. Dos hores-y digo al mozu que me lleva al cuartu onde durmiré. Toi solu pero les cames nótase que tuvieron toes usaes y eso nun me presta. Colo escrupulosu que soi yo pa eses coses. Nun me queda otra, quito tola ropa moyao y pongo una camiseta seca que llevo na mochila enantes de meteme ente eses mantes usaes. Pero’l sueñu gana al ascu y en milésimes de segundu salgo de lo terrenal.

Cuando falten cinco minutos pa eses dos hores esconsono con munches ganes de mexar, asina que cuando vuelve’l mozu ya toi mexáu y medio vestíu, y esta vegada ye él el que flipa. Son les cinco la mañana y afuera sigue ventando enforma. Ye mui duro volver a vestise con esa ropa húmedo, esos calcetos que pinguen y salir afuera de nueche, tres picar dalgo que faiga d’almuerzu.

Pero ye lo que toca, y polo menos al poco veo qu’hai bones noticies. La tormenta va pasando, y les mios piernes vuelven a tener sensaciones nesos primeros metros de descensu difícil ente muncha piedra. Paez mentira lo que pue recuperar un cuerpu con dos hores de sueñu namás. En Donnas nun podía baxar un escalón y agora desciendo ensin más torgues que los mios pies que manden señales de SOS a cada pasu.

Entama clariar esti tercer día, y ya de día del too paso pel llagu Vargno. Esti tramu de carrera ye mui rompe piernes, con munches xubides y baxaes, non mui llargues pero dures y con dellos tramos teúnicos. La verdá ye que fae tiempu que nun toi esfrutando. La mio prioridá ye dar la siguiente pisada de la manera que menos me duela, y tamien dir pasando’l siguente monte y llegar al siguiente avituallamientu. P’arriba nun teo munchos problemes, pero p’abaxo entama a ser una tortura continua. Nun veo más allá de lo que teo delantre les mios piernes, y nun remembro lo que ye char una güeyada al horizonte pa ver los sitios tan guapos polos que tuvimos que pasar. Y toi seguru que tuvi que pasar per auténticos paraísos de postal, pero yo nun pueo dicir que vi nin el Gran Paradiso, nin el Monte Rosa nin el Cervino, ya vos digo, rara vegada veía otra cosa que nun fuera’l trozu camín y les piedres que diba pisando.

Nesti tramu nun solo los pies son los que me desesperen. Nesti xube-baxa constante penriba los 2000 metros, la organización tamién pon de su parte pa, polo menos a min, dir comiéndome la moral. Y ye que nun pueo pensar otra cosa dempués de pasar tramos onde apaecen nuevos collaos que nun tan nel perfil oficial, o de descender mediu monte pa dempués volver a xubir ensin sentíu enantes de volver a descender al valle. Y nun d’estos tramos per piedra moyao teo dos cayíes cuasi seguíes, mui aparatoses pero por suerte ensin máncame muncho.

Menos mal qu’un cachu enantes de Niel vuelvo ver una cara conocía que me llevanta l’ánimu. Aida cuerre tres de min esos últimos metros enantes del control mentantu m’engancha Jordi, un catalán que conocimos na entrega dorsales y del que xusto me taba cuntando que nos controles de pasu venía cerca de min. Tamién me diz que Miguel pasó non fae muncho, y que pueo llegar a garralu dientro poco.

Muncho ambiente y munchos ánimos de la xente en Niel, siempres colos sos cencerros que pues oyir a muncha distancia. Saliendo de Niel vuelvo a despegar a Jordi y asciendo al Col Lasoney de 2364 metros. Ascensu duru, pero descensu llargu y más o menos llevaderu onde veo otra cara conocía. Y ye que crúzome con Rubén, el fotógrafu, que me fae una semeya mentantu mos saludamos. Jordi vuelve a engánchame y asina tiramos fasta que damos cola carretera del valle, onde yo pueo correr ensin tantos dolores y onde adelanto a más corredores enantes d’entrar na Base de Gressoney-Saint-Jean, nel quilómetru 200 de carrera.

Entro na Base con Aida que me prepara tolo que necesito. Ellí tan tamién les acompañantes de Meana, y al cachu veo a Miguel que fae un cachín que llego. Préstame muncho velu porque llevo corriendo solu dos díes y taría mui bien compartir carrera con él. Tres tolos preparativos, menú de pasta incluyíu, voi al mélicu pa curar los pies. Equí sí qu’hai mélicos, pero tarden un montón en cúrame y dudo muncho qu’aguante lo que me punxo nos deos. Eso sí, confirmo’l desastre de pies que llevo, anque eso nun va conseguir que dexe de correr. Ye increyible lo que’l cuerpo pue aguantar.

A les 16:20 salimos los dos de la Base xunto con Jordi y otru catalán. Tres cruzar el guapísimu pueblu entamamos la llarguísima xubida al Col Pinter de 2776 metros. Y otra vegada se pon a llover, asina qu’a poner la chaqueta y aguantar l’agua, qu’esta vuelta nun sedrá tampoco muncha. Vamos a bon ritmu, y al final de la xubida escápome un poco y too, pero nes dures rampes del descensu pierdo rápido tolo ganao. Intento descargar tol pesu que pueo nos bastones, pero los mios pies nun tan pa retener nin pa tanta piedra. Ellos escápense un poco, pero en terrenu menos pindiu vuelvo a engánchame, y esto sedría asina mentantu teamos xuntos.

Per esos montes paramos nun de los avituallamientos que ye como un oasis. Ta nun restaurante familiar piquiñín, y tolo que tienen ye una pasada. Postres caseros, sopina de casa, embutios… , yo arraso colos bollinos dulces y toos falamos de lo bien que taría quedase ellí, pero ta atapeciendo y hai que tirar. Otru xube-baxa fasta que garramos el camín de piedres que mos lleva al siguiente control, Saint-Jacques. Y yo namás pisar eses piedres vuelvo a llevar un trompazu como un campanu.

Llueve muncho cuando llegamos al control. El segundu catalán decide quedase ellí a durmir. Pero nosotros tres tiraremos dempués de repostar y picar dalgo rápido. Como Aida nun falla en dengún control, aprovecho pa entrugar cómo me ve, y dizme que bien, que vamos mui bien, pero viendo la cara de Miguel supongo que la mia tará tamién paecía. Y ye que los díes de carrera vense marcaos nes nueses cares.

Sigue lloviendo cuando salimos camín del Col di Nana, de 2770 metros. Otra xubida llarga onde voi descolgando a Miguel y a Jordi, y onde voi adelantando a otros corredores. Un cachu enantes de coronar ta’l refuxu del Tourmalín, no alto del valle glaciar. Dende ellí pueo ver les lluces de los que fui dexando atrás, y tamién el bon tramu de xubida que tovía falta fasta’l colláu. Polo menos ya nun llueve, y ye que bastante moyaos tamos ya. Nel refuxu hai más corredores, dalgunos comen dalgo y otros quedaranse a durmir, como Miguel y Jordi que lo fadrán cuando lleguen. Yo tomo un caldín y dalguna cosa más y tiro cola intención de llegar a la Base de Valtournenche pa durmir ellí.

Lo que me falta de xubida ye lo más duro de toa ella, pero tovía voi bien, el desastre vendrá nel descensu. Allá arriba, con una lluna cuasi llena y poques nubes nel cielu dempués de la tormenta, sedrá una de les poques vegaes qu’eche una güeyada al paisaxe. Y lo que veo ye difícil de describir, un círculu de picos allumaos pola lluz de la lluna que fae brillar los neveros.

Al pocu d’entamar el descensu veo que nun solo los pies son agora’l problema. Toi quedándome ensin fuercies, ta entrándome una bona páxara, y amás el caldu que tomé ta sentándome mal. Y en plenu circu glacial entamo a ver de too. Veo campamentos de tiendes de campaña, veo un vieyu sentáu nuna peña, unos neños, veo animales, y anque temos a cuasi 3000 metros veo un barcu y too. La mente ta entrando en reserva, y l’efeutu opticu de les piedres y peñes fae que vea too eso y muncho más. Pero quédase ehí, y cuando me voi averando a lo que veo namás qu’atopo eses piedres y eses peñes.

Voi mal, mui despacio, desfallecíu. Foi una mala idega nun durmir arriba como ellos. Pero’l cuerpu nun avisa y nun hai marcha atrás, teo que llegar abaxo. El descensu faéseme eternu, paezme que teo que tar ya per debaxo del nivel del mar. Y de sópitu, teo que parar pa char el caldu. Anque polo menos agora quedo muncho meyor y recupero dalgo. Cuando teo claro que Julio Verne basose nesti descensu pa escribir el so famusu llibru “Viaxe al cientru La Tierra”, atopo a Aida nuna pista de piedres. Dizme que me queda mui poco pa llegar a la carretera, pero que lluéu hai un cachu fasta la base. Enantes de llegar a la carretera maldigo y cágome en toles piedres que voi pisando, los dolores que teo nos pies paezme que lo xustifiquen.

Tando ya na carretera voi trotando a tolo que doi, nel descensu namás que perdí una posición y nun quiero perder más. Aida trota al mio lláu, pero nuna d’estes veo que va caleyando rápido mentanto yo sigo a tolo que pueo. Menos mal que llegamos a la Base y podré durmir. Polo menos ya queden menos de 100 quilómetros.

En llegando a Valtournenche veo qu’entamo a tener problemes pola falta sueñu. Cuéstame muncho cordinar lo que quiero dicir, quédome en blancu munches vegaes y teo que concentrame pa poder dicir unes pallabres. La mio mente pide durmir, y espero qu’esi sueñu me recupere.

Dempués de tol protocolu de les Bases de Vida vuelvo a dir al mélicu pa que cure los pies. Aida ya me diz que los teo mui mal al velos. Yo prefiero nun los ver. Esta vegada la cura sí que ye mui profesional, pero nun tienen apósitos pa poneme y ye un enfermeru’l que sal pa garrar unu de los que yo teo nel sacu.

Y tres la cura y la despedía toca echase. Que placer! Tírome nuna de les camilles qu’hai nel polideportivu. Sedrán namás qu’otres dos hores, pero que gana tenía. A los dos segundos ya nun soi persona, pero cuando m’avisen que ya pasaron les dos hores teo la sensación de llevar muncho menos durmiendo. Asina y too llevántome y salgo pa la carpa pa comer dalgo y salir. Vuelvo a ver a Miguel que fae un poco que llegó, y tamién a Jordi que diz qu’anque durmió nel Tourmalin va volver durmir dos hores más equí. La so cara ye un poema, normal que quiera durmir, o duerme o desmáyase.

Despídome d’ellos y salgo, son les 6:10 del miércoles y ta frío, pero sigo ganado posiciones y eso anímame. Entamo otra llarga xubida que sedrá la primera d’un tramu con munchos collaos y nel que corremos muncho tiempu penriba los 2500 metros. De lo malo’l tiempu sigue pasando rápido y ensin dame cuenta ya ye de día y pasaron dos hores dende que saliera de la Base. Nel refuxu de Barmasse adelanto a otros dos corredores que salen tres de min.

Desciendo rápido per una pista a media lladera cuando veo un corredor qu’avanza unos cientros de metros per delantre y que sedrá’l mio siguiente oxetivu. Pero cuando llego al sitiu per onde yo lu vi avanzar, resultes que les banderines sáquenmos de la pista pa descender al valle. Toi seguru que esti descensu ye otru regalu de baldre de la organización y que dempués de descender volveremos a xubir pa volver dar a la mesma pista unos metros más allá. Y tamién toi seguru que quien llevaba per delantre sabe esto y ta atayando. Y nun m’enquivoco. Tres un descensu ensin xacíu hai otru ascensu col mesmu que mos devuelve a la pista. Póngome de mui mala hostia porque toi viendo que nesta carrera non toos xugamos coles mesmes cartes. Y más me pongo al ver que los mios perseguidores desapaecieron xusto nesi mesmu llugar. Esa rabia fae qu’apriete’l pasu fasta’l siguiente avituallamientu. Ellí desplico lo que ta acabante pasame, pero al nun poder ver el dorsal dícenme que nun puen facer nada, y qu’amás delantre min pasaron dos corredores, y non uno solu. Claro, los dos que yo adelantara nel refuxu.

Tiro desanimáu porque nun viera esto a esti nivel notres carreres y porque tenía otra idega de la xente que corremos pel monte. Pero ta claro que nun somos inmunes a esti tipu xente.

Nun voi mui finu y nun tramu abiertu veo que me ta garrando otru correrdor. Mierda!, nun me presta perder posiciones, pero cuando s’avera y veo que ye Miguel dame un subidón. Otra vuelta volvemos a correr xuntos y agradezo muncho la compañía. Consigo acoplame al so ritmu pa dir pasando colláu tres colláu y avituallamientu tres avituallamientu. Y a estes altures ya nun mos cortamos cola comida, si mos ponen embutíu y quesu, pos garramos el cuchiellu y metémonos per ello como muertos de fame.

Nesti cuartu día fae mui bon tiempu, pero la mio tortura personal de los pies fae que siga sufriendo y nun esfrute de les vistes. Nesti tramu adelántame l’últimu corredor que lo fadrá en carrera, un italianu que tamién sedrá quien entre delantre min en meta, pero de quien tamién dudaré dempués de tolo visto.

Pasamos xuntos el Col Vessonaz y tirámonos a otru descensu eternu pa llagar a Oyace. Primer tramu de pendiente brutal, como na mayoría de descensos, pero equí hai piedra suelta mui fina, como si fuera sable, asina que pasamos del camín y esquiamos un poco pelos Alpes. Tres descalzase pa quitar les piedres de los playeros seguimos col descensu más llevaderu. Unos metros per delantre baxen dos muyeres caleyando, y anque nós facémoslo corriendo, o eso mos paez, tardamos una eternidá en poder adelantales. Falamos ente nosotros del ritmu tan ridículo que tenemos que tar llevando. Per equí vemos unes cuantes marmotes, un raposu y dalgún rebecu, pero la gordo ye que les paisanes tan volviendo a garramos, y eso que siguimos corriendo. Y si nun mos volvieron a pasar paezme que fue por nun mos baxar la moral.

A la entrada de Oyace vuelve tar Aida, a la que-y  comento que teo muncha fame y que llevo tol día camentando en comida, sobre too en dulces y xelaos (gelatos como dicen per equí). Tres pasar el control vemos que tamos afianzaos ente los 40 primeros, asina que lo que toca ye “mangiare”. Vamos picando de too, y como tamos dientru de lo que paez ser un cientru social con barra de chigre, pos Miguel pide un café y too. A min el café nun me presta pero pído-y a Aida qu’entrugue si venden “gelatos”, ante la cara plasmu d’ella.

-¿un “gelato”?

-Sí ne, “un gelato”, entruga na barra si tienen “gelato”, Miguel tien café y yo quiero un “gelato”. Quiero un “gelato”!!

Pero nel chigre nun tienen y el nenu tien que quedase ensin el so “gelato”.  Salimos del control camín del Col Brison dexando nel chigre a otru corredor catalán colos pies tamién desfechos y que nun sé si podría siguir.

Y entamando la xubida al Brisón faese’l millagru. Si fae unos minutos descendía a trote cochineru, agora, tres descansar unos minutos y picar un pocu quesu, pero non “gelato”, les mios piernes entamen a furrular. Voi dexando a Miguel y a cada pasu atópome meyor. Teo unes sensaciones perbones, y en llegando a otru avitaullamientu na metada la subida veo un grupín de tres corredores un cachu más arriba. Salgo escopetáu y voi recortando y recortando. Nun doi créitu a cómo toi xubiendo, y ye que nos tramos finales que son los más duros consigo correr y too, dalgo que nun suelo facer nin nes subides de les carreres curties. Poco enantes de cima paso al grupín que queda ablucáu. Voi crecíu y nel descensu tal paez que les angüeñes duelen muncho menos porque tamíen lo faigo mui rápido. Toi seguru que si pudiera ver esti parcial mui pocos lo fadríen más rápido.

Con esi subidón llego a la Base d’Ollomont. Ye de nueche, pero tamos nel quilómetru 283, a 50 de meta y agora nun me para naide, teo la seguridá de que voi llegar a meta. Quiero aprovechar esti momentu de forma, asina que decido tirar 20 quilómetros más y parar a durmir en Saint-Rhèmy-en –Bosses. Tres volver a cambiame, engrasame y esfrutar del meyor menú de toles Bases de Vida decido salir al poco de que llegara Miguel que me diz que durmirá equí.

Quedo cola otra parte l’equipu en Bosses y salgo escopetáu camín del Col Champillon de 2709 metros. Salvo mui bien los 1300 metros de desnivel pero nel descensu les fuercies entamen a menguar. Y esi descensu ye mui malu, mui llargu, con muncha piedra. La baxada tien pasos mui, mui pelligrosos que paso con muncho procuru porque los mios pies agora si que tan nes últimes. Y cuando toi cuasi llegando al final del descensu teo que parar porque hai dalgo que se me ta clavando nun deu. Paezme que debe ser una uña que llevo mui tocada y que debió cayer, pero al quitar el calcetu veo que non. Menos mal, la uña sigue tando mui mal pero nel so sitiu, asina que tuvo que ser dalguna piedra.

Esti descensu acabó por comeme la moral, nun me paez normal que nel cuartu día mos metan por esti mataderu. A estes altures nun tenemos reflexos dengún, y el mínimu error nun pasu d’estos ye la muerte, y muncho pior quien pase per equí lloviendo. En llegando al avituallamientu del valle nun soi capaz de controlame. Llamo criminales a los qu’ellí tan, dígo-yos de too y cuando se rin pensando que lo digo de broma dexo bien claro que toi falando en serio y que quería ver yo al que diseñó esti percorríu baxando perende na cuarta nueche.

Arranco rabiáu, y más rabio cuando veo que los 10 quilómetros más llevaderos de tola carrera, que son los que me toca correr agora, y que nel perfil apaecen comu un descensu mui suave, entamen en verdá con un par d’esos diez en xubida. Pero lo pior nun sedría esa xubida, lo rialmente duro entamaría nesi descensu suave per una pista de yerba d’esquí de fondu. Lo que na teoría tendría que ser la parte más fácil de la carrera, pa min y pa munchos otros y otres corredores convertiríase nun auténticu infiernu, y sobre too pa los que pasamos per equí de nueche.

De sópitu, y ensin avisu previu quedo ensin fuercies, nun pueo nin correr nin trotar, namás que caleyar a pasu llentu. El mio oxetivu ye llegar lo antes posible a Bosses porque toi mui cansáu y teo muncho sueñu, cuéstame muncho caltener los güeyos abiertos, pero lo pior ye cuando la mente entama a fallame. Oigo ruíu de bastones tres de min, pero naide me persigue nin se ve lluz de frontal dalguna. Paro y el ruíu desaparez, muévome y el ruíu de bastones vuelve. Nun me debe quedar muncho pero les paranoyes empioren.

Na soledá y na escuridá dafechu d’esa viesca oigo les voces y les rises de dos nenes que falen francés ente elles y que, unes vegaes tres de min y otres a la mio mandrecha acompáñenme tou esti tramu. Falen y ríen, pa dacuando, callase y decíme dalgo que nun soi quien a pescanciar. Intento nun perder la poca cordura qu’a eses altures teo, mentalízome diciéndome que namás que ye una paranoia y que nun ye rial y qu’eses nenes nun esisten, pero cuando dempués d’un cachu consigo’l valor pa char una güeyada na direición onde oigo les voces solo quiero nun les ver. Y por suerte nun les veo, namás qu’oigo les sos voces que siguen ehí, como recordándome que nun foi bona idega la de nun me quedar a durmir n’Ollomont.

Sigo avanzando mui despacio oyendo eses voces na mio mente cuando esta vegada oigo dalgo a la mio izquierda. Enfoco la frontal y do-y un glayíu mentanto reblago pal otru lláu al ver unes manes apartar los felechos de la cuneta pa qu’apareza una tiesta con gafes y frontal apagáu. Toi atacáu, pero d’elli sal un corredor que debió cayer desmayáu y que nun sé cuánto tiempu llevará ellí. Llevántase y vuelve cayer. Yo gárrolu pa ponelu en pie y entama a falame en francés, fala y fala pero nun sé lo que me diz. Lo que ta claro ye que nun se tapó, asina que col fríu que fae nun sé lo qu’aguantaría ehí tiráu. Entama a caleyar delantre de min pero nun pue dir reutu, va faciendo eses fasta que doime cuenta que yo tamién voi de lláu a lláu de la pista.

Al cachu él entama a trotar dalgo y escápaseme, yo voi tan mal que nun pueo más qu’arrastrar los pies. Agora sí que’l tiempu pasa mui despacio, y nun soi quien a ver el malditu pueblu al fondu. Pasáu otru cachu, nun sé si muncho o poco, oigo otru ruíu na cuneta. Otru sustu tremendu y otra vegada’l mesmu corredor saliendo de la cuneta. Vuelvo llevantalu y vuelve a escapase. Yo voi mal, mui mal, intento dir pela drecha de la pista pa nun cayer monte abaxo, pero nun les teo toes comigu. Nun sé si podré siguir ensin cayer desmayáu, y ye que teo que susteneme colos bastones pa nun tirame a la llarga.

Dempués de lo que pa min ye muncho tiempu veo les lluces d’un pueblu, y al cachu un cartelu que pon que falten diez minutos. Diez minutos son munchos pa min, pero a los cinco veo la lluz d´’una frontal. Ye Aida.

-¿Cuánto queda?

-Media hora.

-¡Media hora!, nun pue ser, el cartelu ponía diez minutos.

Ella dizme qu’esi ye otru pueblu, pero que pal control queda como media hora. Nun pueo más, esa media hora estrózame anímicamente. Paro y pongo la tiesta ente los bastones.

  • Nun pueo más, nun pueo más. Teo que durmir, nun pueo más.

Veo pola so cara que teo que tar mui mal. Intenta animame pa siguir, pero vuelvo parar y ye que nun pueo más. Sigue animándome fasta que vuelvo a poneme en marcha a trompicones. Esti tramu faese interminable, y ye una tortura tener que cruzar un pueblu que nun ye onde ta’l control. Voi muertu, como un zombie, pero cuando al fondu veo una frontal la mio priorida ye que nun m’adelante. Entamo a trotar ensin parar de güeyar p’atrás, y fasta apago la mio frontal pa que nun tea referencies míes. Troto faciendo eses, pero asina soi quien a llegar al malditu  Bosses.

Polo que me cuntaron dempués, lo vivío nesti tramu ye digno d’una película de terror. Polo visto, la mayoría corredores llega zombie a esti control, con paranoyes, y son unos cuantos y cuantes les que se tiren a durmir na pista o simplemente caen por agotamientu.

Y agora yo soi unu d’ellos. Namás pasar el control de chip pido durmir, pero unu de la organización entrúgame si nun quiero comer dalgo primero.

  • ¿Mangiare?, dormire!!, dormire por dios, necesito dormire!!

Rinse de la mio desesperación, pero yo insisto que ónde puedo durmir, y una muyer acompáñame al edificiu onde tan les camilles. Hai muncha xente durmiendo, yo voi quitando la ropa nel sitiu que me diz, y dígo-y que hora y media. Tenía pensao parar namás una hora, pero viendo l’estroce que teo paezme que va ser poco. Tírome boca abaxu na camilla, y un brazu quédame colgando, doi la orden al cerebru de que xuba esi brazu pero esti nun se mueve. Lo último que remembro ye a la muyer tapándome con una manta, entama pelos pies pero cuando llega a los hombros yo ya fae tiempu que toi en coma profundu.

Cuando un mozu me diz que ya pasó esa hora y media viénseme’l mundiu enriba. Paezme que llevo cinco minutos namás. Pero llevántome ensin dubiar, y decátome del fallu que tuvi al echame. Nun quité los calcetos y agora teo los pies hinchaos. Paezme que tanto mental como físicamente toi meyor, pero sigue faciéndoseme perduro vestime cola ropa húmedo y preparame pa salir. Ta mui frío, asina que pongo tola ropa d’abrigu que llevo. Y al cálzame veo que los playeros mánquenme más de lo normal pol inchazón de los pies.

Na sala queda muncha menos xente que cuando llegué, pero ente ellos hai un catalán que llegara enantes que yo y que pidiera durmir dos hores. Al avisalu volvió pedir otres dos hores, y al volver avisalu polo visto pidió otres dos más ante la desesperación de los sos collacios que foron incapaces de convencelu pa que siguiera. Polo visto’l so desfallecimientu foi muncho mayor que’l miu.

Son pocu más de les 4:30 de la madrugada del xueves cuando tres despedime d’Aida que tuvo esperando por min salgo camín de la meta. Nel control dícenme que voi 30. Si consigo entrar el ventipicu taría mui, mui bien. Y a ello me pongo.

Ta frío y hai muncha humedá. Per delantre teo unos 1500 metros de desnivel positivu que me llevarán fasta’l míticu Col Malatra, l’últimu de la carrera. Nos primeros minutos veo que toi bastante recuperáu, voi a un ritmu bastante acetable y ya nun vuelvo a tener paranoyes nin alucinaciones. Xubida mui llarga y con tramos de práu mui pindios. A estes altures el dolor que teo nos pies siéntolu tamién nes xubides, y ya non solo poles angüeñes, tol pie me duel en cada pisada.

Al salir a los tramos más abiertos veo qu’hai un corredor que llevo tres de min a unos cuatro minutos. Asina que nun pueo tomame les coses con muncha calma porque la mio prioridá ye nun perder denguna posición. Teo enfotu en llevar un ritmu más altu y que vaiga quedando atrás, pero nun ye asina, nun me recorta, pero tampoco se descuelga. Pos compañeru, lléveslo claro, nun me vas pasar cueste lo que cueste, ésa conviértese na mio obsesión.

El día aclaria poco enantes de llegar al refuxu Frassati, a los pies del Malatra. Nesi tramu adelanto a un corredor que tien que parar al lláu d’una cuadra qu’hai un poco más abaxo. Al averame a él veo que ye’l dorsal 4, un de los dorsales de los corredores favoritos pa los puestos de cabeza. Ye Lionel Trivel, un corredor francés qu’encabezó la carrera nel primer tramu d’esta, pero que ta claro qu’agora tien problemes. Salúdolu y anímolu al cruciame con él, pero nun me devuelve’l saludu. Ye más, échame una gúeyada d’odiu y rabia como si lu humillara por adelantalu.

Repechu tremendu enantes del refuxu y a la fin, avituallamientu. Almuerzo bastante, y ye que cuando salí de Bosses nun comí nada. Mentantu arraso con unes galletines que tan perbones llega Lionel, que vuelme echame otra güeyada d’enemigu como si yo-y ficiera dalgo. Yes faltosu chaval, si te paez mal qu’unos pringaos como nós t’adelantemos habete retirao.

Anque tovía queden dos controles más con avituallamientu la mio estrarexa ye nun parar más, asina que cuando calculo que ya llegué a los 450€ de comida en tolos avituallamientos nos que paré, arranco. Esi ye’l preciu la inscripción, y nun se pue venir a estes carreres a perder perres. Y lo dicho, les galletines mui bones. Al salir crúzome col mio perseguidor que ta entrando. Y al poco d’entamar la subida final a Malatra veo que’l castrón d’él paró mui poco y agora sedrán unos dos minutos los que-y saco.

Yo voi bien, pero nun soi quien a distancialu. Esti tramu final ye mui pindiu, incluso al final tuvieron que poner unos escalones metálicos y una cuerda pa salvar el desnivel brutal qu’hai. Xusto ehí entama a pegame’l sol, y anque presta, tendré que parar pa quitar la ropa d’abrigu.

Y con eses primeres lluces del día corono Malatra a 2936 metros. Enantes de la carrera ya tuviera equí, porque tol mundiu dicía que yera un sitiu mui guapu, y como yo nun  camentaba en llegar fasta equí en carrera, pos quería conocelu. Y tamién tol mundiu me dicía que’n llegando equí la carrera ta finada y que seguro que m’emocionaba, y que fasta echaría la llagrimina viendo’l paisaxe espeutacular que dende equí se ve. Pos nin m’emocione, nin llevanté los brazos, nin eché la llagrimina, ni siquier llevanté la vista pa ver esti paraisu. Voi tan presionáu pol llatigueru que llevo tres de min, voi tan reventáu físicamente, y sobre too duélenme tanto los pies que paso per esi Col col únicu pensamientu de llegar a Courmayeur cunanto enantes pa finar esta tortura, y como non, cola obsesión de que nun m’adelante quien seya que llevo detrás.

Entama l’últimu descensu y teo la suerte de conocelu. Tírome p’abaxo a tolo que pueo ya qu’esti descensu ye corrible del too. Quiero mete-y tolo que puea al perseguidor porque necesito parar pa quitar la ropa d’abrigu que ya me sobra. Como conozo esto lo que teo en mente ye apretar a muerte pa cuando llegue a un descensu más pindiu onde nun tendrá referencia visual comigo parar na primera curva pa quitar la ropa. Cada poco tuerzo la tiesta pa ver si lu veo coronar, y mierda, a unos dos minutos de min corona. Ta claro que nun se rinde, pero yo tampoco. Aprieto mentantu teo qu’apretar tamién los dientes polo que toi sufriendo a cada pisada.

Y llego a esa curva, paro y poso la mochila pa quitar darréu guantes, gorru, chaqueta y camiseta térmica. Toi atacáu y cuéstame muncho pesllar la cremallera de la mochila, pero cuando vuelvo a correr nun me garró. Sigo descendiendo a lo que fue’l circu glaciar d’esti valle y veo que me recortó más d’un minutu. Y eso debió animalu porque aprieta entovía más. Tando ya nel falsu llanu del circu teo que meter otra marcha pa caltener la distancia. Esto fae que los dolores de pies se faigan insoportables, y si esto nun yera poco noto como me sal una nueva angüeña nun deu. En cualesquier otra carrera pararía, pero equí nun teo esa opción, nun me pue pasar y nun me pue pasar. Muevo los deos pa intentar acoplar la nueva angüeña a les vieyes, y mentalízome pa intentar controlar el dolor.

Otru descensu pindiu fasta’l refuxu de Bonatti. Y a más pendiente más sufrimiento, dalgo que paez que sabe’l mio torturador personal, porque nun hai manera que se rinda. De la qu’entro al control salen dos corredores, asina qu’a por ellos. Yo entro, paso’l control de chip na posición 29 y salgo darréu mentantu otros corredores comen y beben dalgo dientro.

Dende equí fasta l’últimu control ye un terrenu bastante corrible. Tamos nel Vall Ferret, y al fondu vuelvo ver el Monte Bianco cuatro díes dempúes. Nun tardo muncho n’adelantar a los dos que llevaba delantre. Ye increyible que dempués de320 quilómetros y teniendo los pies como los teo pueda correr asina. Pásolos a tolo que pueo pa que nun intenten seguime. Y nun primer momento sí que lo consigo, pero dempués d’un cachu veo que nes reutes llargues apaez unu d’ellos. Mierda!, nun me vais a pasar asina que nun me faigáis sufrir más.

Vuelvo meter otra marcha más que nin sé d’ónde la saco. Pero voi crecíu, y con muncha rabia por tolo vivío, asina que nun voi dexar que m’adelante naide, cueste lo que cueste, voi adelantar tolo que puea, voi llegar a meta y si fae falta seguiría corriendo otru puertu más anque seya colos pies en carne viva.

Toi nesta guerra personal cuando atopo a otru corredor tiráu nel práu. Anque nesti casu ta al sol, ta en posición de durmir y nun paro, supongo que taría derrotáu y nun podría más. El tramu fasta’l refuxu de Bertone faéseme mui llargu, pero a la fin camudamos de valle y vese Courmayeur al fondu. Nun teo tiempu nin gracia pa poneme sentimental. Paso’l control, l’últimu control na posición 22 según veo nel ordenador, y ensin parar a repostar tírome al camín que me tien que llevar a la meta. Son namás que cuatro quilómetros pero pa min sigue siendo un infiernu.  Nun sé cuánto saco a los de detrás, y los bastones de los munchos caminantes colos que me cruzo faen que los confunda colos de los perseguidores.

El camín vuelve a ser malu, con más desnivel, más piedra, y más escalones y saltos qu’agraven entá más, si eso ye posible, el mio dolor. Asina y too voi a tolo que’l mio probe cuerpo pue dar, y tando más pendiente de lo que teo per detrás que de lo que llevo per delantre consigo el cuartu meyor tiempu nestos tramos finales, solo diríen más rápido’l ganador, el quintu y el vixesimuquintu clasificaos.

Desciendo y desciendo intentando descargar más pesu nos bastones que nes piernes, y dempues de muncho sufrir y desesperar llego a una pista de grava y tierra. Anque sigo controlando la retaguardia sé que ya naide ma va a pasar, y más seguridá teo cuando la pista pasa a ser asfaltu. Y benditu asfaltu onde ya nun hai piedres que se claven nes angüeñes.

Esto acábase, tola xente cola que me cruzo dame ánimos y los neños y neñes ponen les sos manes pa que les choque. En plenu Courmayeur veo al fondu la ilesia. Última curva y meta. Nesa curva espérame Aida cola bandera d’Asturies. Nun hai sorrises, nin abrazu, nin allegría. Intercambiamos bandera por bastones mentantu oigo los ánimos d’Egoitz, corredor vascu qu’entrara na uncécima posición.

Pongo la bandera pelos hombros y recorro esi pasiellu final que me lleva a la rampa de meta. Supongo que la xente anima y aplaude pero namás que lo supongo. Y 96 hores y 51 minutos  dempués entro en meta. Tampoco hai sorrises, nin allegría. Siento tantísimu sufrimiento que namás que quiero echame a llorar, pero nun lo faigo por nun dar l’espeutáculu. Avérase’l presentador pa faceme unes entrugues na rampa y teo que sofitame nél pa nun cayer. Oigo les sos entrugues, pero nun soi quien cordinar unes rempuestes cuerentes, namás que digo que foi mui duro, mui duro. Intento dicir otres coses pero nun soi quien. Él dase cuenta d’esto y dexa la entrevista, anque polo menos agora ya soi quien a char un sorrisa.

Sé que baxo de la rampa y pongo’l mio nome nel cartelu de meta onde tolos y toles qu’acaben lo fadrán. Y esto selo porque díes dempués vi semeyes míes onde lo toi faciendo, y ye que la mio mente nun remembra esi momento. Darréu semeyes na pancarta de meta onde Quim Farrero, fotógrafu de la revista Trail dame la norabona y dizme que soi´l tercer corredor de la delegación estatal tres Egoizt y el catalán Albert Herrero.

Entrugo la posición final y dícenme que’l 27. Yo digo que nun pue ser, que per Bertone pasé’l 22 y nun m’adelantó naide. Revisen la clasificación y vuelven dicir que’l 27, y que seguramente los ordenadores de los controles nun lleven bien l’orde de carrera. Dame una rabia tremenda, pero ta claro que delantre min entraron 26 más. Eso sí, yo teo la concencia mui tranquila, yo corrí los 332’3 quilómetros d’esti infiernu fasta l’últimu metru, y hai otros de los que quedaron per delantre que nun podrán dicir eso. Ellos verán.

Y tres los compromisos avérome al valláu pa compartir esti momentu y agradecer a Aida’l so sofitu a lo llargo estos cuatro díes. Si nun llego a saber que dalguien taba esperando al otru lláu del siguiente monte nun hubiera llegao equí. Y tamién veo a Jandro, Raquel y Javi que me feliciten y me dicen si quiero dalgo.

  • Un gelato!!, quiero un gelato!!

Y resultes que na plaza onde ta la meta hai una “gelateria”, y Egoizt dizme que m’ invita él a lo que quiera, y claro, yo pido’l más grande que tienen anque a min sigue paeciéndome pequeñu. Y con esi xeláu compartimos les primeres reflexones de la carrera. Con Egoizt coincido nel sufrimientu estremu, na dureza, nos engaños de muncha xente, y tamién na decisión de nun repetir. Dalgo esto que Jandro nun comparte, pero yo déxo-ylo claro, a min nun me mete notra d’estes.

Pasa’l tiempu y Miguel nun llega. Prestaríame munchu velu llegar, pero nun aguanto más, necesito dir pal hotel y quitar los playeros. Enantes de colar un paisanín de la organización que me sacó unes cuantes semeyes a lo llargo la carrera dame una fueya pa que-y apunte la mio direición y poder mandámeles. Póngome a ello pero nun soi quien más qu’a dir escribiendo lletra a lletra con una calligrafía de párvulos. A estes altures el mio cuerpo nun pue facer otra cosa más que correr. Y tamién s’avera una muyer francesa, que polo visto ye la muyer del corredor qu’atopé tiráu y que ta acabante de llegar. Anque nun mos entendemos, quier dame les gracies por haber sofitao al so maríu.

Y nel hotel llega’l momentu que nun me prestaría tener que pasar. Y ye que toca quitar los calcetos y ver l’estropiciu que teo nos pies. Buff!, nun esperaba atopar otra cosa, y normal que me doliera tanto, lo raro ye que se puea correr con unos pies asina. Nos deos teo plenu d’angüeñes, diez de diez, más otres nos llaterales de les plantes, más otres nos calcaños, más tres uñes prietes, más un derrame nuna planta.

Tres la ducha, con sofitu, ya que nun llego a los pies, les rodielles y los todiellos son como pelotes. En minutos l’inchazón ye tremendu. Y los pies paecen más pies d’hobbit que d’humanos de fuera de La Comarca. El drechu nin siquier m’entra na chancla. Amás teo tolos deos dormíos. Asina qu’enantes de chame a durmir teo que dir a curame. Tres tumbame na camilla’l mélicu quédase un bon cachu viendo aquella llaceria, tal paez que nun sabe per onde entamar.

Y agora sí, de vuelta nel hotel toca lo que tanto llevaba esperando, metese nuna cama de verdá y durmir tolo que quiera ensin que naide m’esconsone. Anque dempués namás que durmiera cinco hores de siesta enantes de llevantame pa cenar.  Y de vuelta na cama duermo, pero na semana siguiente toles nueches suañaré que sigo corriendo per esos montes, y llevantareme pingando y cansáu. Y na segunda nueche llevantareme entrugando que cuánto queda pa meta. La mio mente sigue na carrera.

El vienres ye momentu de dir poniéndose al día de too. Del deu rotu y del ingresu nel hospital de Gilber por problemes estomacales. De si descalificaron a Canepa, de si los dos primeros tuvieron sofitu, de si nun sé cuantos atayaron o montaron en coches. Ta claro que como la organización nun ponga igua, esta carrera pue entrar en desgracia. Anque lo que más duel d’esi día ye que Meana adelantárase a tolos horarios previstos y piérdome la so entrada en meta. Asina y too mui bien por él, estratexa de 10 y mente de 10 la d’él. Paezme que foi’l que más esfrutó de los tres asturianos que llegamos a meta. Y esa tarde teo tiempu a dar una vuelta y poder compartir cena y vivencies con Miguel, que conseguiría’l so oxetivu de baxar de 100 hores y entraría nel puestu 37.

Sábadu pa volver a curar los pies y ver como esta aventura pon fin a les 150 hores con 444 corredores en meta. 300 más quedaríen pel camín. Y agora sí, nesti día tan guapu de sol, col Monte Bianco de fondu, siéntome mui contentu de ser unu d’esos 444 xigantes.

Y pal domingu queda la entrega premios, y tenemos un pódium asturianu! Miguel ye terceru en veteranos B, pero resultes que nes categorías namás que premien a los y les primeres. Imperdonable yá inxusto del too que dalguien que queda segundu o terceru nun puea sentir esos segundos de gloria que tien que ser subir al pódium del Tor. Eso sí, pa los valdostanos debió d’haber troféu pa toos y toes.

Y n’acabando la entrega premios entama el repartu de les chaquetes de “finisher”, unu a unu van llamando dende’l puestu 444 fasta’l primeru y vamos pasando per un pasiellu pa dempués garrar la chaqueta na parte trasera de la sala. Pero resultes que cuando los primeros de la clasificación vamos garrar el tan merecíu premiu, nun hai más que talla L. Increyible, toos y toes teníemos que tener la nuesa talla, pero nun me paez normal que los últimos puean escoyer y los primeros non. Y de más mala hostia me po

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ngo cuando salgo pa la sala cola chaqueta y veo que ya ficieron la famosa semeya de grupu con tola xente “finisher” cola so chaqueta. Semeya que nos perdimos los primeros clasificaos, y na que nun apaeceremos.

Col reposu que da’l pasu de los díes pueo dicir qu’amo y odio esta carrera. Ta claro que ye una aventura como poques, y que nun se pue comparar a otres carreres onde nun necesites durmir. Les sos cifres falen por si mesmes. Ye brutal. Pero nun sé si paga la pena tanto sufrimiento pa conseguir ser un xigante. Quien tenga en mente correr esta carrera, y sobre too quien venga a competila seya cual seya’l so nivel que tenga claro esto, vas a sufrir. Y muncho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s