Crónica: “FISH RIVER CANYON ULTRA 100KM”, Fer González

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nun se cómo, pero dempués de conseguir dalgún retu personal siempres nos marcamos otros, normalmente más duros o esixentes. Y yo nun diba ser menos, dempués de completar el Grand Slam  Marathon entamó a róndame la idega de facer dalgo que nadie más ficiera primero, correr un ultra trail de 100 quilómetros en tolos continentes y Polu Norte. Y dicho y fecho, tres da-y dalguna vuelta y pesllar el proyeutu tres conseguir parte de patrociniu gracies a SOMOSALUD, el retu entamaría en Namibia.

Viaxar a África, y más al África Negra, ye una a

ventura en si mesma, y correr nel Gran Cañón del Ríu Fish, nel Kalahari, diba ser una de les grandes.

Tres un llargu viaxe vía Madrid, Frankfurt y Johannesburgo, llego a Windhoek, capital de Namibia. Tengo unos díes enantes de la carrera, asina qu’aprovecho pa conocer dalgo d’esti país increyible. Carreteres y pistes interminables llévenme a paisaxes de película a lo llargo d’Ethosa, la Costa Los Esqueletos, les dunes del ermu de Namibia…  Al segundu día ver elefantes, xirafes, rinocerontes, cebres, ñus, avestruces o tou tipu d’ herbívoros conviértese en dalgo normal, y teo la gran suerte de poder ver un lleón bebiendo al atapecer.

El día enantes de la carrera tenemos el puntu d’alcuentru a les 5 la mañana nun hotel de Windhoek, dende ellí quédenmos nueve hores de viaxe interminable fasta el sur del país. Aportamos al campamentu que se monta nel llugar de la salida, y ver aquello ye un espectáculu. Dormimos en tiendes na parte alta del cañon, 500 metros enriba del riú. Pasámos tolos trámites de la carrera y vemos pónese al sol nel horizonte.

Nueche mui fría y madrugón tremendu pa tomar la salida a les 5:30. Ye tovía nueche pesllada cuando mos dan la salida. Los primeros 10 quilómetros son per pista na parte alta del cañon, siempres remontando polo que pica pa enriba. Corro a bon ritmu en 4ª posición mentantu veo l’espeutáculu  de ver riscar el sol. Nesi puntu entamámos el descensu al cañón, mui teúnicu y llargu, y onde consigo adelantar a los dos hermanos sudafricanos que llevaba delantre.

Nel fondu’l cañon corremos los tres xuntos, y decátome que nun hai denguna marca del percorríu, dalgo que sedría asina a lo llargo de tola carrera. La orientación va convertise no más importante del Ultra Trail, y ye que correr n’África poco tien que ver con facelo n’Europa. Avanzamos per un bancu sable cuando tenemos que tomar la primer decisión al trazar el primer meandru, per qué llau del ríu lo facemos. Ellos paren y consulten el GPS, yo nun lo pude descargar el día enantes nel campamentu, asina que namás teo el mapa con semeyes de google que mos da la organización. Ellos siguen paraos, asina que yo decido cruzar al lláu drechu y, ta claro que m’enquivoco, unos minutos dempués toi enriscáu mentantu los veo a ellos avanzar pel otru lláu.

Ya nun los volvería ver, y dende entos la mio prioridá ye seguir el so rastru pa intentar nun me perder y nun perder muncho tiempo, pero el problema vien cuando avanzamos peles piedres del ríu, y esto pasa munches vegaes. Llevo’l mapa siempres na mano pa intentar orientame poles curves del ríu y les montañes, pero tomo munches decisiones enquivocaes al trazar los meandros.

La carrera ye muncho más dura de lo qu’asperaba, avanzar peles piedres faese mui duro y estroza los pies y les uñes, y cuando nun son piedres ye desiertu puru, polo que’l ritmu ye llentu.

Sigo siendo cuartu, y tragando quilómetros, cuando veo´l rastru reciente de los sos playeros veo la lluz, pero dempués tornen los tramos de piedra de ríu. En tola carrera pasamos tres puntos de control, pero namás qu’hai agua nun d’ellos, el restu la carrera ye n’autosuficiencia dafechu, y tenemos que garrar y beber agua directamente del ríu, cola información de que ye potable. Yo bebo, pero nun les teo toes conmigu, y menos dempués de ver dellos caballos y un par de monos bebiendo tamién.

Sigo solu hores y hores, a estes altures fae ya bastante calor, y al pasar el tercer control atópome ellí a dos corredores que na teoría diben per detrás, pero que consiguieron adelantame  en dalguna de les mis pérdides d’orientación.

Salgo apretando y vuelvo poneme cuartu, entamo a adelantar participantes de la carrera de 65 quilómetros que salieron más tarde, y confiando en ellos al velos consultar el GPS vuelvo a tomar dalguna trazada enquivocada. Tamién adelanto a grupos de turistes que faen la ruta caminando en dellos díes y que te llevanten l’ánimu col so sofitu.

Cuando llevo más de10 hores de carrera paezme que pol mapa toi mui cerca la meta, doi una curva y aspero ver la meta pero nun ta, vuelvo revisar el mapa y paezme que dempués del siguiente meandru sí que tará. Pero nun lo ta, y ya toi desorientáu del too, nun sé per onde voi, nun identifico les montañes del mapa nin les curves del ríu, que tienen una anchura quilométrca. Queden minutos de claridá y entro en Pánicu, toi perdíu del too, nun teo cobertoria nin ropa d’abrigu pa pasar la nueche ya qu’asperaba llegar a meta de día. La mio prioridá ye dar media vuelta y llegar al grupu de turistes que vi fadrá una hora. Corro tolo que pueo machacando los pies escontra les piedres y dempués de 15 minutos atopo a una moza de la carrera curtía. Menos mal!!, Digo-y que toi perdíu, y ella dizme que mos queden dalgo menos de 10 pa meta. Faese de nueche y nun me pueo separar d’ella porque nun sabría pa onde tirar. Col so GPS vamos avanzando, y dempués de 13 hores vemos les lluces de meta, ye nueche pesllada.

Entro feliz dempués de lo mal que lo pasé y veo que soi quintu a la fin, perdí una posición pero dempués de too nun m’importa muncho. Toi reventáu pola tensión y la dureza de la carrera que nun asperaba. Consigo quitar la ropa pa dúchame y ver les feríes de guerra de los pies, dos uñes menos y una angüeña na planta del pie. Cena riquísima y pa la tienda del campamentu que volvieron montar na meta.

A la mañana siguiente nuevu madrugón pa la entrega de premios y vuelta a Windhoek. Ye un espeutáculu vemos salir del mini bus cuando paramos a tomar daqué, paecemos una excursión del Inserso porque toos vomos coxeando.

Y dempues de la carrera y d’unos díes enllenos d’aventures, entovía quedaría l’Ultra Trail de volver a casa, 39 hores dende que salí del hotel fasta que llego a casa, con nueves escales en Sudráfica, Suiza, y Madrid,

Dende África, Puxa Asturies!, próxima etapa Europa, vémosnos nel Desafosomiedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s