ANTARCTICA MARATHON, L’ÚLTIMU MARATÓN

Asina ye como llamen los organizadores a esti maratón que se corre nel últimu continente descubiertu y nel más especial de todos. Correr en tierres polares tien la dificultá añadía de llegar a sitios onde les comunicaciones nun son fáciles, y asina nos tocó vivilo a los participantes d’esta edición. La nueche enantes de garrar el primer avión, coles maletes y tolo demás preparao, avísenmos que la carrera tien que suspendese. Al borde l’infartu lleo nun corréu que’l barcu que mos tenía que llevar dende Ushuaia pa La Antártida ta acabante de pegar con un iceberg y tien que dir a reparación. Nueche d’insomniu mientres la organización atopa una solución al conseguir otru barcu pa dientru de tres selmanes. Y mañana d’estrés pa poder camudar feches de vacaciones, vuelos, hoteles, seguros y demas.
A la segunda, y tres selmanes dempués garro’l vuelu camín de Buenos Aires, onde pasaremos tres díes enantes de continuar viaxe. Tiempu pa conocer una ciudá increyible, pa patear les sos avenides, esfrutar la so comida y conocer dalgo de la so hestoria. Y tiempu tamién pa dir conociendo a los demás participantes y facer con ellos un par d’entrenos nuna reserva natural xunto al Ríu La Plata. Y si nun hai sorpreses la carrera disputarémosla 4, ye lo que tienen esti tipu de carreres, que’l nivel nun ye altu y unu tien l’enfotu de lluchar pola victoria.
El cuartu día otru avión llévanos a Ushuaia, onde tendremos tol día pa conocer esta ciudá que presume de ser la más austral del mundu, y que ta nun llugar guapísimu. Y equí entama de verdá l’aventura, tres un día de visites y tiendes, embarcamos na que sedrá la nuesa casa demientres 11 díes, el Akademik Sergey Vavilob. Al atapecer partimos pel Canal de Beagle viendo les espectaculares vistes dende cubierta. Y de madrugada el fuerte movimientu del barcu avisa de que entramos nel temíu Pasu de Drake, pior pasu de la navegación mundial, dalgo que nun escaecemos los más de dos díes que dura la travesía.
Llegamos a La Antártida un día enantes de la carrera. Hai un temporal fuerte de vientu y ñeve, y les zodiac de la organización nun pueden tocar tierra pa marcar el recorridu. Mañana de tensión, pero pela tarde, sin que meyore muncho’l tiempu, desembarquen y faen el trabayu en tierra.
Y dempués de 4 años dende que ficiera la incripción equí ta’l día. Madrugón tremendu y preparativos pal desembarcu col traxe impermeable y el salvavides y cola mochila onde llevamos tolo que necesitamos pa la carrera y que fue revisao, aspirao y desinfectao’l día enantes. Tocamos tierra y nun hai tiempu pa muncho, vestise y calzase y dexar la mochila xunto un contenedor de la base rusa onde tarán la salida y la meta. Anque ta frio, unos -9º, nun sopla vientu, y ye que si llega tar como ayeri nun se podría haber corrío. La falta de tierra firme en La Antártida, ya que la mayoría ye glacial, fae que la carrera seyan tres vueltes ente les bases científiques ruses, chilena, uruguaya y china.
Nun hai tiempu pa más, cuatro carreres y salida. El recorríu ye rompepiernes total, son too repechos curtios que nun dan descansu, nun hai muncha nieve viendo lo que ñevó ayeri, pero bona parte del camín ye xelo puro y faese peligroso correr per munchos tramos. Paezme que nun quedó naide ensin sentir lo duro que taba’l suelu.
Como taba previsto la carrera ye cosa de 4, un estadunidense que se escapa un poco dende la salida, un australianu que me acompaña bona parte de la carrera, y la primera muyer, una holandesa que anda muy fuerte y que va unos pocos minutos per detrás. Como la carrera ye en bucle, podemos ir controlando les distancies, y el segundu puestu voi camudándolu col mio compañeru, nes subides ye él quien me adelanta y nes baxaes yo recupero la plaza. Asina fasta despues de pasar la media cuando los mios xemelgos entamen a cargase y sé que s’acabó por esperiencies con esta mesma sensación. Llego terceru al 25, pero ehí adelántame la holandesa y d’ehí voi perdiendo posiciones fasta entrar el 17.
Sabor agridulce, contentu por finar col retu personal de conseguir el Grand Slam Marathon, pero desanimáu pola oportunidá perdía d’haber lluchao por ganar una carrera, y ye que los del nuestru nivel nun tenemos munches oportunidaes como esta.
Al día siguiente entrega de premios nuna barbacoa entamada na cubierta del barcu a una temperatura mui “agradable” pa facer una barbacoa, y dempués unos cuantos díes más pa esfrutar d’esti continente maraviyosu, pa facer cayak, rutes en zodiac ente icebergs enormes, pa visitar colonies de pingüinos , foques y elefantes marinos, pa ver y cuasi tocar les ballenes, o pa dase un bañu con un agua a 2’5º.
Un viaxe y una aventura de 10, pena de la carrera… Habrá que suañar con nuevos retos.

 

– FERNANDO GONZALEZ.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s