GRACIES HIMALAYA

Por Fernando González Rodríguez,

Una imagen vale más que mil palabras

Tola xente que nos sentimos parte d’esta maraviyosa llocura que son les carreres de montaña, pero que nun pertenecemos a esi pequeñu grupu de corredores que suel pisar podium, suañamos colo prestoso que tien que ser el poder ganar una carrera. Envidia sana por poder sentir la gloria anque seya una vegada na vida.
Pos esti suañu t’acabante de facéseme rialidá pelos montes del Himalaya. Tolos miles de quilómetros d’entrenos, toles desilusiones polos malos resultaos, toles frustraciones por vese mancáu y nun poder correr, tolos madrugones, pingaures y esfuercios d’una montonera años vense recompensaos por un triunfu que nun esperaba, y que, quiciaves por eso, valórolu y disfrútolu como l’olímpicu que consigue un oru. Sé que gano una carrera de segundu o tercer nivel, onde los competidores tamién pertenecemos a esa segunda o tercera fila, pero igual me da. Tolos corredores, homes y muyeres, seyan del nivel que seyan,  teníen que tener la oportunidá que yo tuvi, de ganar una carrera, más o menos importante, con más o menos nivel, y poder sentir esa sensación única de reconocimientu al trabayu d’años.
Con estos corredores anónimos y anónimes, y tamién con tola xente del Avientu que me mandó tol so sofitu a miles de quilómetros, quiero compartir el mio pequeñu gran triunfu con una pallabra nepali que se usa tanto pa saludar, despedir, dar les gracies y amuesar respetu, pa toos: NAMASTE.

CRÓNICA “100 MILLES DEL HIMALAYA”

Dempués d’un día interminable de vuelos, nel mio casu garrando tres aviones, aportamos na nueche a Delhi. Confirmación del caos circulatoriu y de la miseria humana que se vive na India. Yá nel hotel formaríemos el grupu de castellanofalantes que sedríemos una piña mentantu tolos díes de carrera. Los arxentinos Luis Rene, Sebastián y Luis barco; el andaluz Marcos, y las catalanas Lourdes, Meritxell Llinas, Elvira, Meritxell Marti, junto cola campeona Mónica Aguilera, su padre Paco y Ángel Moreno viaxaríemos yá de sábadu xunto col restu participantes fasta l’aeropuertu de Bardogra, pa darréu, nunos buses de los años setenta aportar a Mirik, que sedría’l primer cuartel xeneral de la carrera.
Tres acomodamos nes habitacione, yo compartire col veteranu catalán Angel Moreno, toca cena y charra informativa, onde mos informen de tolos detalles de la carrera, y onde por primera vegada podemos ver un perfil fechu a mano de toles etapes. Tres de les cinco etapes finen cuesta arriba, y eso estraña a dalguien que, como yo, ta avezáu a que toles carreres tean una meta en descensu.
El domingu 24 toca madrugar, yá que yo decido apuntarme a la escursión que irá a Darjeeling, capital del Himalaya indio. Dos horas de bus per carretera infernal que suponen un desafio a la fisica cada vegada que mos cruzamos con otru coche. Asina y too la escursión merez la pena, primera visión del espectacular Kanchenjunga, amás de visites al monasteriu de Ghoom, al muséu del himalayismu y vista del tren Toy.
De vuelta a Mirik, y tres la cena, toca reconocimientu mélicu y entrega de pasaportes, yá que ye la organización quien los llevará, al ser munchos los controles militares que pasaremos. la suerte ta echada, mañana entama de verdá esta aventura.

Etapa 1, Manybanjang (2.011 m) – Sandakphu (3.658 m). 39 km.

Fernando

Otru madrugón, y ye qu’a les 5:30 salimos en bus pal pueblu de salida. Hora y media de bus y tensión que fina con un afayaizu recibimientu tibetanu. Tres ponemos a tolos participantes la bufanda budista, dase la salida. El camín ponse pindiu namás salir. Entamamos per una pista asfaltada los primeros quilómetros, que pasa darréu a ser de tierra,y sobre too, d’empedrao. Un alemán ye’l primeru en tirar, anque al poco sedremos un inglés y yo los qu’abrimos carrera. La subida ye dura, ta enllena de caballos del vientu, les típiques banderes budistes, y tamién d’estatues. Pasaos los primeros repechos, nun soi quien a seguir a Jhon, l’inglés. Garro´l mio ritmu, anque nun lu pierdo de vista en dengún momentu. Nun pasa muncho cuando entamo a recorta-y metros, gárrolu y dizme que va mal, que-y ta doliendo la tiesta por mor de los metros que vamos ganando. Nun voi dicir que lo siento, déxolu y tiro p’alantre en solitario. Siempre cuesta arriba, voi pasando los primeros controles, en toos tenemos que char un garabatu que certifique’l nuesu pasu. Tamién ye momentu de rellenar el bidón, yá que nun mos dexen beber direutamente de les botellles.
Pasen los minutos y fino la primer subida, de momentu voi bien, nun veo perseguidor dengunu, y eso faeme dudar. Nun sé si apretar pa sacar tol tiempu que puea, o si regular pa nun me quemar nesta primer etapa. Nel descensu por pista empedrada, faigo casu a Santi que me recomendó nun apretar muncho nos primeros descensos, asina y too llevo bon ritmu, y meyor lu llevaré cuando me cruzo con dos culiebres pel camín.
Acabo’l descensu y sigo primeru en solitariu, na teoría quédenme unos 12 quilómetros en subida con unos 1000 metros de desnivel que me tendríen que llevar a cota 3.061. Entamo la última subida y por primera vegada na mio vida véome encabezando una carrera y con posibilidáes de ganar esta etapa. Esto dame muncha fuercia y decido arriesgar. De momentu l’altura nun me sienta mal, y aprieto pa intentar ganar la etapa y meter, nesti casu, tol tiempu que puea al segundu.
La subida ye durísima, el desnivel de la pista tien que ser mui altu, y l’empedráu nun para de dar xiros de 180 graos, polo que siempre ties encima ti una d’eses curves matadores, lo que confirma qu’esta etapa ye la más dura sobre’l perfil.
Cada metro que gano anímame más porque veo la victoria más cerca, y aprieto a muerte, siéntome mui fuerte ante la güeyada de decenes de militares indios que sixilen la frontera indio-nepali, dalgo que sedrá una costante en toles etapes, igual que lo sedrá nun ver nin unu solu con uniforme nepalí.
La subida ye interminable, pero cuando llevo 22 minutos y 4 hores veo na siguiente curva a un mozu que faeuna señal. Tien que ser la meta. Dexo d’andar y entamo a correr, doi la curva y veo la cinta de meta a menos de 100 metros. Voi ganar, por primera vegada na mio vida voi ganar dalgo corriendo. Llevanto los brazos y cruzo la meta. Toi feliz, contentísimu. La gayola fae que nun me duelan les piernes nin que sienta dengún malestar. Los nepalís qu’hai en meta sáquenme un cientu semeyes, y yo aspero a qu’aporten los siguientes corredores. A la fin sedrán 14 minutos los que-y meta al segundu clasificáu, Jhon. Terceru y cuarta entrarán Ángel y Mónica, xunto a los que recibiré a los primeros clasificaos.
Tres duchamos con un calderu y un cazu, reponemos fuercies, y decatámosnos de como los datos que mos dió la organización sobre la altura nun son mui riales. Los altímetros y un cartelu amuesen que tamos a cuasi 3.700 m y non a poco más de 3.000 como mos informaron. A la fin sedríen 2.600 metros positivos. Nun ta mal pa entamar.
A les 4:30 toca la única xinta del día. Facémoslo de pie y por turnos, yá que nun hai sitiu pa facelo toos y toes xuntes. A les 5:30 ye de nueche y prenden los xeneradores de lluz, equí nun hai nin movil nin interné. Toca metese na cama, somos más de 20 corredores los que compartimos habitación, y nun ye facil dormir. Nun sé si sedrá pola altitú o pola tensión, pero cuéstame muncho dormir. Nun me quito al inglés de la cabeza, y esta nueche nun podré descansar como me prestaría.
Etapa 2, Sandakphu – Sandakphu (3.658 m). 32 km.

Fernando

Anque la salida ye a les 6:30, la mayoría de nós llevantámonos muncho enantes pa esfrutar de dos momentos inolvidables, per un lláu ver riscar el sol dende’l mirador privilexáu nel que tamos, y per otra, ver a la vez cuatro de les cinco montañes más altes del mundu. Namás que dende esti Parque Nacional nel que tamos, puen vense nel horizonte l’Everest, el Lhotse, el Makalu y el Kanchenjunga. A estes hores ta frío enforma, pero l’espectáculu paga la pena.
Tres calentar dientro la cabaña, y esta vegada más abrigaos, salimos camín de Molle, onde daremos vuelta pa tornar pel mesmu camín nesta etapa circular. Salimos tirando un grupín de media docena persones, que pasu ente pasu pa perdiendo corredores pa, a los pocos quilómetros, quedamos solos Mónica y yo. El percorríu ye bastante corrible, anque mui frañepiernes. La pista amesta la tierra col empedráu, nuna de les cuestes dexo a Mónica y escápome. Nesta primer metada ye mayoría´l descensu, anque xusto enantes del xiru ta la cuesta más importante. Llego solu al control del 16, y dende ellí voi cruzándome con tolos corredores. Segundu llevo al inglés, sáco-y un minutu, asina que decido apretar pa que nun me garre y mete-y tolo que puea. Presta dir cruzándote con tola xente que te va animando, y de pasu dir chando una güeyada al Horizonte pa esfrutar de les vistes enantes que les nubes tapen les montañes.
Siéntome fuerte y nos tramos con muncha visión nun veo a naide tres de min, asina qu’anque la pista se pon pindia nel últimu tramu otra vegada, echo’l restu y esprinto al ver que pueo baxar de les tres hores. A la fin 2:59, y 10 minutos más que-y meto al ingles, nuna etapa na que Mónica volvería a ganar en muyeres, y na que corremos cuasi tola etapa penriba los 3.400 m.
Otra alegría grande, y el suañu de ganar la carrera entama a facéseme más cercanu. Vuelvo a esperar la entrada de la xente, y volvemos a abrazamos colos y les más cercanes.
Segundu día en Sandakphu, y la mesma rutina qu’ayeri, ducha fría, cena temprana y a la cama a les 6 de la tarde, anque tampoco sedré quien a dormir muncho esta nueche.

Etapa 3, Sandakphu (3.658 m) – Rimbik (1.937 m). 42 km.

Angel, Mónica y Fernando entrada a meta Maratón

Na teoría esta ye l’etapa reina, y el so perfil benefíciame, y ye que los doce quilómetros finales son nun descensu brutal nel que perdemos 1.600 metros d’altitú. Toi tranquilu y siéntome fuerte, esta etapa ye simultanea col “Mount Everest Challenge Marathon”, y sé que teo munches posibilidaes de ganalu, dalgo que sedría un suañu pa min, y ye que non tol mundiu pue dicir que tien un triunfu en maraton nel so currículum.
Otru madrugón de muerte, y ye qu´hai que llevantase a les 4:00 pa tomar la salida a les 6:00. Nos primeros 16 quilómetros repetimos el trazáu d’ayeri fasta Molle, onde vuelvo llegar solu con mónica y Ángel tres de min. Darréu tiramos 7 más fasta la aldega de Phulet, onde damos vuelta pa tornar a molle y volver a crrzamos colos que vienen per detrás. El percorríu vuelve ser un continuu cambéu de nivel, controláu siempres de cerca polos fusiles de los soldaos indios y por unes vistes increyibles.
Nesti tramo teo la única caída de tola carrera, anque por suerte caigo en tierra y nun me manco. Lo que si m’esmolez ye que dende fae tiempu nótome mal de les tripes, y ye que toi seguru que nun me sentó bien dalgo de lo que comiera. La molestia ye mayor nos descensos, pero asina y too llego primeru al control de Molle, nel 30, ellí dexo la ropa d’abrigu que llevo, y tírome a polos 12 quilómetros de descensu que na teoría hai. Esti ye’l tramu más teúnicu de tola carrera, hai munchos tramos d’escalones de maera, y otros de piedres. Voi tocáu y entrugo a los soldaos que voi atopando polo que quedará pa meta, pero dengún sabe, unu diz que 4, y el siguiente que 10, y ye quéquí nun miden les distancien en metros, sinon nel tiempu que se tarda en dir d’un sitiu a otru.

Grupo de corredores

Cuando calculo que llevaré la metada del descensu gárrenme Mónica y Ángel. Baxen fuerte pa intena-y meter tiempu al inglés. Yo pégome a ellos y consigo caltener el ritmu. El descensu ye mui prestosu, pero yo toi ca vegada pior y nuna d’estes noto como voi gomitar. Aviso y ensin parar de correr écholo too. Nun queda muncho pal final del valle, y la cercanía de poder ganar un maratón fae que m’agarre a ellos como una lapa. Falamos ente nós sobre qué facer en meta, si entrar xuntos o disputar. Ángel y Mónica tan d’alcuerdu en entrar xuntos, asina que yo aceto tamién, anque sé que podría ganar al esprint, anque tea mal.
Aportamos al ríu, y ellí atopamos un control que marca el quilómetru 39. Nel perfil que mos dieron la meta taba xusto nel fondu’l valle, asina qu’esto ye un palu pa min. Amás los supuestos 12 de descensu tovieron que ser bastantes más, ya que mos llevó más d’una hora tol descensu.
Cruzamos la ponte y entama un infiernu pa min. Remontamos el ríu nun falsu llanu que pica p’arriba y que nun tien fin. Mónica va fuerte y tira del grupu, pero Ángel y yo vamos mal. Nun me quiero rendir y pégome a ella, pero dempués d’un bon cachu noto como voi volver a gomitar. Vuelvo avisar y otra vegada ensin parar vuelvo echalo, pero agora atragántome col gómitu y nun soi quien a alendar. Al veme asina Mónica para y gracies a ella soi quien a char tolo que me pasó pa les vies respiratories. Nun hai tiempu pa recuperar, volvemos ponemos en marcha, yo voi desesperáu, pero mientres puea teneme en pie nun quiero quedar descolgáu. A la fin sedrán ente 5 y 6 los quilómetros de más que nun apaecíen nel perfil, y mentantu los corremos, Mónica llévame al borde de lo física y mentalmente aguantable por min. Voi sufriendo como un perru y cada curva que doi ensin ver la meta ye otru mazazu más. Toi desesperáu, pero quiero ganar un maratón, y esta seguro que sedrá la mio única oportunidá na mio vida.
A la fin entramos nel pueblu, pero la meta tovía tardará en llegar, fasta que nel puntu másimu del sufrimientu vemos la cinta de meta. Agarrámonos y entramos xuntos como faláremos. nun ye lo mesmo que ganar en solitario pero toi mui contentu. Namás pasar la meta tírome nel suelu y tardaré más d’una hora en recuperar, y en volver a repetir la entrada, yá que cuando lo ficimos entá nu taben los fotógrafos. Agora sí, coles cámares de testigos, y con muncha meyor cara, entramos como ganadores de la etapa maratón.
En Rimbik hai cobertura, asina que teo la oportunidá d’informar de lo bien que me van les coses, y tamién podemos gastar delles rupies nes tiendes del pueblu.
Tres acomodamos nel nuevu hogar, ésti muncho meyor, toca cena y a recuperar. Polo menos mañana nun tendremos que madrugar tanto.

Etapa 4, Rimbik (1.937 m) – Palmajua (2.001 m). 21 km.

Fernando

Güei la salida ye a les 9:00, asina que teo más hores pa poder dormir y recuperar del sufrimientu d’ayeri. La menor altitú, y la meyor cama, tamién ayuden a que descanse más que les nueches pasaes.
Anque tamos nel Himalaya, y nuna carrera de montaña, les dos etapes finales son per asfaltu, y ye qu’equí les coses faense d’otra manera.
El perfil de güei nun me beneficia en nada, descensu a lo primero, llaneo, y ascensu los 8 km finales. Tres cruzar el pueblu , entamamos un descensu per carretera asemeyáu al de L’Angliru. El mi compañeru d’habitación, Ángel, qu’ayeri garrara la segunda posición de la xeneral, ponse a tirar como un burru nos primeros minutos, asina y too nun ye quien a descolgamos, y darréu sedría Jhon el que garrara’l relevu. Al poco tamos él yo solos, col restu a pocos metros. Nuna curva pasamos xunto a una decena de perros que nin s’inmuten, pero al poco entamen a lladrar, y vemos como Mónica se mos avera dando glayíos mentanto los 10 canes corren tres d’ella. pasáu’l sustu volvemos quedamos solos, asina seguirmos tol descensu y tol falsu llanu.
Al poco d’entamar la subida final garramos l’alemán que va quintu na xeneral. Sígolu unos metros, pero escápase, y Jhon tres d’él. Nun me noto con fuercies, y decido nun reventar por seguilos. Garro’l mio ritmu y intento perder lo mínimo, pero al poco yá los pierdo de vista. Sé que toi pagando lo d’ayeri, pero nun pierdo la calma, y nos controles que voi pasando pueo ver el so tiempu de pasu y dir controlando.
A la fin entro terceru, a 7 minutos del inglés y 4 del alemán. Asina y too sáco-y 33 minutos al segundu, que dan pa tar tranquilu, anque non del too. eso sí, dame rabia nun haber ganao esta etapa tamién.
Volvemos a Rimbik en bus, y sedrá’l primer día que tengamos xinta y cena. Arroz, pasta, menestra, pitu y sopa sedrá la nuesa alimentación mentantu estos díes. Y la verdá ye que nun ta mal, y pue repetise tolo que se quiera.
Pela tarde hai folixa nun de los dos hoteles nos que tamos. Primero, un grupu folcloricu tibetanu toca pa nós mentanto un guah.e bailla al son de la música. Darréu, sedremos nós los que tengamos que preparar un espectaculu pa los demás. Van saliendo, los suecos, alemanes, arxentinos, brasileñu…, y nós ensin tener nada preparao. Nel últimu momentu tomamos una decisión, pero, como´l ridículu foi grande, guárdome`l secretu. Y pa finar vuelven tocar sones tibetanos, y toes y toos salimos a baillar ente rises, pa compartir unun de los meyores momentos.
Dempués de cenar, y yá na habitación, Ángel y yo compartimos suaños y mieos. Él por quedar terceru y yo por ganar, en principio tenémoslo facil, pero paez qu’unu siempres se pon no pior.

Etapa 5, Palmajua (2.001 m) – Manybanjang (2.011 m). 27 km.
 

Abrazo final

A les 6:30 los buses llévennos fasta onde finamos ayeri, asina que toca madrugar. Tres almorzar, la mesma rutina de los cuatro díes pasaos, vendar los deos, crema antirozaures, preparar el bidón y la glucosa.
La hora llarga de bus da pa muncho, nun paro de pensar en que lo teo mui cerca, pero teo mieu en que me pase dalgo. A les 8:00 la salida, primeros quilómetros en ascensu, un pequeñu descensu, otru ascensu curtiu, y pa finar un descensu llargu.
Salimos l’alemán, Jhon y yo. Al poco l’alemán rompe y vuelvo quedame solu col inglés. La mio taútica güei ye clara, si pueo aguanto-y el ritmu y que tire él. Sé que nos descensos nun me saca nada, asina que cada metro que lu aguanto na subida avérame más al triunfu final. Pégome a mediu metru d’él, y nun-y do-y relevu dengún. La verdá que m’atopo bien, y cuando coronamos xuntos teo claro que teo la carrera ganada. Facemos el cresteo y entamamos el descensu. Él va tocáu de los muslos, pero yo voi mui cómodu. Teo la tentación de tirar y escapames, pero dellos falsos llanos qu’atopamos nel descensu faenme preferir seguir tres él.
Van pasando los minutos, y pela tiesta van pasándome una montonera de sensaciones increyibles. El descensu llévamos al pueblu de meta, a falta d’unos cientos de metros aviso que voi esprintar, quiero ganar la etapa, amás de la xeneral. jhon dizme que non, qu’entremos xuntos, pero yo digo qu’esprint, y aprieto a muerte pa entrar solu en meta.
Gane!!, gane!!, por una vez na mio vida, siento lo que ye´l tastu a triunfu, y la verdá que ye increyible.
Minutos dempués entrarán Ángel , Mónica y Txell, que remontará fasta la segunda posición femenina. abrazámosnos, sacámosnos semeyes, ye la llocura. Ye una allegría inmensa.
Y yá de nueche, nel hotel de Mirik, entrega de premios, dicen el mio nome y tol mundu se pon de pie p’aplaudime. Toi emocionáu, felicitaciones de toos, y salgo cola bandera d’Asturies al pescuezu pa garrar los trofeos que dicen que soi ganador de “Les 100 Miyes del Himalaya”, y del “Maratón del Monte Everest”. Sé que pa min esos trozos de metal son como un oru olímpicu.
Y darréu, la cena de gala, y la cellebración, y el compartir l’allegria y el triunfu colos demás.

1º masculino (Fer) y 1ª femenino (Mónica)

Y el sábadu toca recoyer, bus y vuelu a Delhi, onde tendríemos otra cena de gala y cellebración pola nuesa cuenta. Y el domingu viaxe a Agra pa ver el Taj Mahal y el fuerte d’Agra, vuelta a Delhi pa garrar l’avión de vuelta que, via Bruselas y Barcelona devolveríame a casa, onde tendría un recibimientu inolvidable nel aeropuertu. Milenta gracies a los y les que tuvisteis ellí, a los que me mandasteis el vuesu sofitu y alos que compartisteis comigu esta victoria… NAMASTE.

Prósima etapa, 7 d’abril del 2011, Matatón del Polu Norte.

Fotos: Fernando González Rodríguez

Anuncios

8 comentarios en “GRACIES HIMALAYA

  1. Javier Palacio dijo:

    El trabajo desde la humildad siempre tiene resultados y tú no debes quitar mérito al logro realizado. Gracias por hacernos soñar a los de 2º y 3º nivel y convertir los sueños en realidad. Enhorabuena!

  2. santi dijo:

    felicidades otra vez y a disfrutar del momento ,que seguro que vas tener mas asi ,en el polo norte mas y mejor si ye ke se puede

  3. jandro dijo:

    va chaval,impresionante.tenia que haber dio contigo.Ahora el proximu retu ye ganar en el polo norte,ya te vamos a exigir como a Santi,eso si, en pantalones cortos,ja,ja,ja.

  4. Seve dijo:

    Felicidades Fernando !!!
    Disfruta de la victoria que te lo mereces como el que más.
    me has emocionado con tu crónica, y has demostrado que con esfuerzo se pude conseguir lo que te propongas.
    Ya nos vemos y te felicito en persona

  5. Pachu dijo:

    Por aquí, desde el 5º nivel, sigo babeando con el relato y con el pedazo de carrerón. ¡Joder es impresionante Fer!, de nuevo mi más sincera enhorabuena.

  6. j.fire dijo:

    los pelos como escarpies!!!!!que envidia me das cabron!!!!!y no por ganar eh!!!por no poder estar por esos parajes!!!pero lo dicho,en alguna intentare acompañate!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s